El juicio a la troika: la Eurocámara investiga sus errores en países rescatados

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

La Eurocámara ha puesto en su punto de mira la gestión de la troika con motivo de una investigación sobre sus consecuencias sociales, laborales y económicas que incluye visitas a los países rescatados y un «interrogatorio» a partir del lunes de los actuales y antiguos líderes de instituciones europeas. El Parlamento Europeo (PE) acordó en noviembre iniciar su investigación a la gestión de las tres instituciones de acreedores –Comisión Europea (CE), Fondo Monetario Internacional (FMI) y Banco Central Europeo (BCE)–, cuyas conclusiones se aprobarán en abril, antes de las elecciones europeas de mayo. La Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios de la Eurocámara está efectuando varias audiencias a responsables actuales y antiguos de la troika y visitas a los cuatro países rescatados: Portugal, Grecia, Chipre e Irlanda, país este último que salió de su programa de ajuste el pasado 15 de diciembre. De momento, una delegación de esta comisión se ha trasladado ya a Lisboa, donde los europarlamentarios exigieron a la troika abrir un diálogo político para analizar los «errores» cometidos, y a Nicosia, al ser Chipre el último país en someterse a un rescate completo.

La próxima semana se trasladará a Dublín y a finales de mes, a Atenas, donde evaluarán el proceso de petición de rescate, el diseño de las medidas aplicadas, el cálculo del impacto económico de las mismas, así como las consecuencias y los límites legales de las reformas estructurales y los ajustes, entre otros aspectos. La Eurocámara critica especialmente que las decisiones de la tríada –creada a raíz de la crisis y sin una «base legal apropiada»– se tomen sin contar con el Parlamento Europeo, que haya una «rendición de cuentas democrática débil» en los países sometidos a este programa, que el mandato de la troika sea percibido como poco claro y que falte transparencia, según el borrador de las conclusiones al que tuvo acceso Efe. Asimismo, deplora «que desde 2008 la desigualdad haya aumentado por encima de la media en los cuatro países rescatados», y que «los recortes en las prestaciones sociales y el aumento del desempleo incrementen los niveles de pobreza». Precisamente, en paralelo al documento del ECON, el eurodiputado español Alejandro Cercas (PSOE) prepara un informe sobre los aspectos sociales y de empleo de las políticas impulsadas por la troika en el que se denuncia que no se hayan realizado estudios de impacto previos y las consecuencias de los ajustes en el desempleo y la pobreza. En la misma línea, la Eurocámara lamenta las proyecciones «a veces demasiado optimistas» de la troika, especialmente en lo que se refiere al crecimiento y el reconocimiento insuficiente de la resistencia política en algunos estados miembros. El FMI reconoció el año pasado que algunos de sus pronósticos subestimaron los efectos de las medidas de austeridad en el desempleo y el crecimiento del PIB, el llamado efecto multiplicador. Todo ello afectó el análisis de la troika sobre la «interacción entre la consolidación fiscal y el crecimiento», señala el informe, de cuya elaboración se encargan el europarlamentario austriaco del grupo popular Othmar Karas y el socialista francés Liem Hoang Ngoc, y en el que piden que se revisen los memorandos de entendimiento según los últimos datos «empíricos».