El monstruo de la deuda

La Razón
La RazónLa Razón

Los mercados emergentes eran los que tiraban del crecimiento en los últimos años de crisis, pero todo tiene su límite. La desaceleración de economías como China y la reciente guerra de divisas en países como Argentina o Turquía, que se extiende a otros países, obligarán a los bancos centrales a recuperar las medidas anticrisis. Desde hoy y hasta el jueves, el presidente del BCE, Mario Draghi, tendrá tiempo suficiente para diseñar su plan de acción. Con un riesgo cada vez mayor de deflación, el organismo podría aplicar una rebaja de los tipos de interés o alguna medida extraordinaria para salvaguardar la solvencia de la economía de la zona euro. Ayer, Deutsche Bank señaló, en su particular recibimiento a la nueva presidenta de la Fed, Janet Yellen, que los movimientos de los guardianes de las divisas han creado un «monstruo de la deuda tan grande y tan importante en el funcionamiento del sistema financiero y de la economía que las quiebras se han visto rápidamente minimizadas con políticas monetarias muy agresivas. Es demasiado tarde para dar marcha atrás sin grandes consecuencias». El Tesoro español contribuirá a engordar la bestia con otros 5.500 millones en bonos el jueves.