Economía

La factura del "procés": 4.100 empresas se han marchado de Cataluña desde 2017

228 firmas salieron en el tercer trimestre y 5.682 decidieron trasladar su sede fuera la comunidad catalana. Sólo 1.582 han decidido volver. La cifra puede incrementarse de nuevo si la presión independentista aumenta con la sentencia del Supremo

228 firmas salieron en el tercer trimestre y 5.682 decidieron trasladar su sede fuera la comunidad catalana. Sólo 1.582 han decidido volver. La cifra puede incrementarse de nuevo si la presión independentista aumenta con la sentencia del Supremo.

Publicidad

El goteo de empresas que ha decidido salir de Cataluña ha sido constante e incesante desde 2017, año en el que se celebró el referéndum ilegal del 1º de octubre. Suman ya 5.682 compañías y esta cifra puede aumentar significativamente si la presión independentista se recrudece tras la sentencia dictada por el Tribunal Supremo a los dirigentes secesionistas.

Según datos del Colegio de Registradores, un total de 228 empresas abandonaron Cataluña en el tercer trimestre de este año. Así, el número de traslados de sociedades mercantiles fuera de esa comunidad a otras regiones sumó 2.536 firmas en 2017 -el momento más álgido de la salida-, 2.359 en 2018, 559 en el primer semestre de 2019 y las 228 sumadas en este último.

Publicidad

Por culpa de las tensiones políticas en Cataluña, miles de empresas decidieron trasladar su sede social fuera de la región, a la espera de una solución negociada y duradera. Sin embargo, dos años después, la situación no ha cambiado significativamente y pocas sociedades han decidido dan marcha atrás y volver a sus orígenes, con lo que el saldo negativo en esta comunidad asciende a 4.100 empresas. Desde aquel 1 de octubre, sólo han decidido retornar a su sede original 1.582 compañías, de ellas solo 121 en el último trimestre.

Publicidad

Dos de los buques insignias de la banca tradicional catalana, CaixaBank y Banco Sabadell, ya confirmaron que su decisión era irreversible y que su traslado a sus sedes de Valencia y Alicante, respectivamente, no tenía marcha atrás. No quiere la dirección de ambas entidades financieras que se vuelva a repetirse la imparable salida de depósitos que puso contra las cuerdas su liquidez. Tanto uno como otro recuperaron casi todo el volumen perdido con su traslado y negociaron con sus clientes la transferencia de sus ahorros a sucursales y cuentas fuera de la región.

Entre las grandes corporaciones, sólo Agbar ha decidido volver, en septiembre de 2018.

Madrid ha vuelto a situarse como la autonomía más beneficiada de estas salidas, al recibir 356 sociedades, la mayor cifra del periodo, con lo que mantiene un saldo positivo de 49 compañías. Nada que ver con los primeros compases del conflicto, cuando en apenas tres meses desembarcaron en la capital 2.541 empresas, de las 2.536 que decidieron cerrar su sede catalana. La Comunidad Valenciana, Aragón y Andalucía fueron las otras tres regiones que más se beneficiaron por este concepto.

Publicidad

Queda claro, pues, que la economía catalana ha dado muestras, desde el cuarto trimestre de 2017, de una mayor enfriamiento de todos los indicadores con respecto al promedio nacional. Los expertos achacan al 'procés' buena parte de la caída del turismo, la ralentización de la industria, la menor inversión -la entrada de capital extranjero cayó un 11,7% en Cataluña en 2018- y el parón del consumo. Todo ello ha provocado que el PIB catalán sume tres décimas menos que la media española y siete trimestres consecutivos por debajo.

Te puede interesar:

Huelgas y “acciones contundentes” para paralizar Cataluña

Cataluña o la revolución del amo

Claves de la sentencia: El derecho a decidir es “antidemocrático” y la unidad de España no es una extravagancia