FCC gana otro concurso en Suramérica de la mano de Slim

Se adjudica la ampliación del segundo tramo de la Interamericana por 300 millones de euros

Carlos Slim

Se adjudica la ampliación del segundo tramo de la Interamericana por 300 millones de euros

La alianza urdida por Carlos Slim entre la constructora FCC, de la que es accionista mayoritario, y Carso, el grupo empresarial del magnate mexicano, sigue dando sus frutos. El consorcio FCC Corredor de las Playas II, conformado por FCC Construcción y operadora Cicsa -división de infraestructuras y construcción del Grupo Carso- ha resultado ganador del concurso para la ampliación del segundo tramo de la carretera Interamericana (Panamá), según informó la firma española. El consorcio obtuvo la mayor puntuación técnica y presentó la mejor propuesta económica para la ampliación a seis carriles de la carretera Interamericana entre Santa Cruz a San Carlos, en la provincia de Panamá Oeste.

Tras tomar el control de FCC, Slim impulsó un acuerdo con el Grupo Carso para que ambas compañías compitan juntas por proyectos de infraestructuras en Latinoamérica. La alianza se basa en las sinergias que aporta la experiencia de Slim en este mercado y el “know how” de la española en el ámbito constructor. El pacto surtió efecto el año pasado con la adjudicación del contrato del “macroproyecto” del nuevo aeropuerto de México. El pasado 22 mayo, el Ministerio de Obras Públicas de Panamá ya firmó la orden de proceder al Consorcio Corredor de las Playas Tramo I, conformado también por FCC Construcción y Cicsa, lo que supone el inicio de ejecución de la infraestructura. El proyecto de ampliación del tramo I cuenta con un plazo de ejecución de más de 20 meses y con un presupuesto de 456 millones de euros. La obra tiene como finalidad mejorar la circulación de los 32,7 kilómetros afectados por el proyecto, el cual contempla el diseño, la construcción y el mantenimiento, posibilitando así la mejora de la interconexión entre la terminación de la autopista Arraiján - La Chorrera y la nueva carretera Panamericana. Dentro de este proyecto se incluye la actuación en dos variantes (Capira y Campana) las cuales se adecuaran a las nuevas dimensiones de la carretera.

El proyecto de ampliación del tramo II cuenta un presupuesto de 300 millones de euros. La obra tiene una longitud de 21,8 kilómetros y se incluye en la ejecución de la infraestructura 13,7 kilómetros correspondientes a la variante de la zona Chame-Punta Barco, además del diseño de dos intercambiadores para mejorar la conexiones entre variantes.