Publicidad
Publicidad
Actualidad

Fomento se plantea un segundo aeropuerto en Madrid para descongestionar Barajas

Prepara un plan integral para definir las futuras necesidades aéreas del área centro ante el gran incremento del tráfico aéreo previsto. Encarga un primer informe para conocer la situación y planificar el "crecimiento"de Barajas y/o la construcción de otra infraestructura que evite su saturación

Prepara un plan integral para definir las futuras necesidades aéreas del área centro ante el gran incremento del tráfico aéreo previsto. Encarga un primer informe para conocer la situación y planificar el "crecimiento"de Barajas y/o la construcción de otra infraestructura que evite su saturación.

Publicidad

Barajas mengua aunque a ojos vista no lo parezca. El mayor aeropuerto de España es cada vez más pequeño no porque su tamaño se haya reducido. Sigue siendo el mismo. Y ese es, precisamente, su problema, que cada vez tiene más tráfico y la misma capacidad. El año pasado registró 57 millones de viajeros y, para este año, es muy probable que supere los 60. Aunque su capacidad máxima es ahora de 70 millones y Aena ha previsto invertir 1.571 millones para elevarla hasta los 80 millones, el fuerte crecimiento del tráfico aéreo registrado en los últimos años hace pensar que, a largo plazo, sea realista pensar que su capacidad máxima se pueda desbordar. Eso piensa el Ministerio de Fomento, que ha comenzado a buscar una solución.

El departamento que dirige José Luis Ábalos encargó en julio un informe a la empresa de ingeniería pública Ineco para que arranque los trabajos del denominado «Plan Estratégico del Sistema Aeroportuario de Madrid (Pesam)». El plan, según explica el encargo firmado por el secretario de Estado de Infraestructuras, Pedro Saura, el 22 de julio, determinará «la capacidad real de las infraestructuras existentes y sus planes de ampliación con objeto de determinar si el Sistema Aeroportuario de Madrid (SAM) tendrá capacidad para satisfacer las necesidades futuras del transporte aéreo.

Entre las «soluciones posibles», abordará dos alternativas: el «crecimiento» del aeropuerto de Madrid-Barajas y/o «la necesidad de una nueva infraestructura aeroportuaria que complemente al aeropuerto de Barajas».

Aunque el plan mira al largo plazo, Fomento es consciente de que si de resultas del estudio la mejor opción es tener un segundo aeródromo, su planificación no se podría hacer de un día para otro. «Las construcción de una nueva infraestructura aeroportuaria tiene un importante impacto económico, social y territorial, con una afección acústica sobre una población que antes no estaba expuesta al ruido aeronáutico». Por eso, considera que es necesario abordar ya un análisis de la situación para poner en marcha el nuevo sistema «antes de que se alcance la saturación de la capacidad».

Publicidad

Entre las tareas encargadas a Ineco, el ministerio solicita el análisis de «emplazamientos viables» para posibles alternativas a Barajas; la definición de los requisitos mínimos a cumplir por los emplazamientos a incluir en el Pesam o una breve descripción de los emplazamientos preseleccionados.

Además, también requiere a la compañía de ingeniería un análisis de la situación actual del Sistema Aeroportuario de Madrid con aspectos como la descripción de las actuales infraestructuras, la caracterización del tráfico de aeronaves y los pasajeros de Barajas o la descripción de las infraestructuras de acceso y vías de comunicación a los aeropuertos e identificación de núcleos urbanos existentes en el ámbito de estudio de Pesam.

Publicidad

Fomento considera que es necesario «abordar el análisis de planificación del Sistema Aeroportuario de Madrid en el corto plazo que permita a largo plazo la puesta en funcionamiento del nuevo sistema antes de que se alcance la saturación de la capacidad», según el encargo.

La idea de que Madrid cuente con un segundo aeropuerto no es nueva. Durante un tiempo, estuvo sobre la mesa la opción de construir una segunda instalación en Campo Real. Sin embargo, Fomento optó a finales del siglo pasado por ampliar Barajas. La inauguración en 2006 pareció cerrar esa puerta. Sin embargo, en 2007 la Comunidad de Madrid presentó un plan para levantar este aeródromo y otro en el sureste, donde se ubica el de Casarrubios. Esta instalación es el punto de partida que han tomado ahora los promotores de Air City Madrid Sur, un proyecto que aspira a ser el segundo aeropuerto de Madrid. La propuesta está siendo analizada por los técnicos del Ministerio de Fomento.