Francia y Alemania, principales clientes de España

La Razón
La RazónLa Razón

De los diez principales consumidores de productos españoles, siete pertenecen a la Unión Europea, su mercado más importante. Según datos de la secretaría de Estado de Comercio, desde 2007 hasta el tercer trimestre de 2014, Francia fue, con mucha diferencia, el mayor destino de las exportaciones de España, con casi 274.000 millones de euros. A mucha distancia, Alemania ocupa el segundo lugar del ranking, con algo más de 165.000 millones en compras de mercancías españolas. Cierra el podio Portugal, que en los últimos ocho años ha adquirido productos a España por valor de 128.000 millones. Con Italia y Reino Unido en cuarta y quinta posición, hay que remontarse hasta el sexto puesto para encontrar el primer país no europeo: Estados Unidos, con 60.000 millones de euros. Le siguen Países Bajos y Bélgica. Los dos países que cierran la lista de los diez primeros compradores de mercancías españolas son Marruecos y Turquía. En el último año han aumentado significativamente las exportaciones a EE UU (+15%), Japón (+17%) o Corea del Sur (+116%). Por el contrario, han caído las ventas a países como Suiza (-15%), Emiratos Árabes (-29%) o Australia (-31%). Entre enero y septiembre de este año, España exportó a Gibraltar 1.176 millones de euros. No obstante, se trata de un 22% menos que en el mismo periodo de 2013. Para hacernos una idea de la enorme importancia que tiene el comercio exterior para nuestra economía, basta con observar el volumen de las exportaciones españolas en los últimos veinte años: desde 1995 hasta 2014, nuestro país vendió mercancías en el extranjero por valor de 2,28 billones de euros. Esto supone aproximadamente el doble que el Producto Interior Bruto (PIB) de España.