González lamenta que España se desgaste en problemas internos

El patrón del banco asegura a los accionistas que 2018 será todavía mucho mejor que el pasado ejercicio.

El patrón del banco asegura a los accionistas que 2018 será todavía mucho mejor que el pasado ejercicio.

El presidente de BBVA, Francisco González, afirmó ayer ante los accionistas del banco que «España lleva demasiado tiempo ocupada en problemas de ámbito local» por lo que consideró indispensable ponerse a trabajar con responsabilidad y valentía». Durante su discurso ante la junta general de accionistas, celebrada ayer en Bilbao, González consideró necesario alcanzar un «consenso amplio para promover una ambiciosa agenda de reformas que sitúe a España como un país «capaz de crecer y prosperar en un entorno cambiante, complejo y cada vez más competitivo». En el aspecto puramente financiero, el presidente del banco destacó que «2017 ha sido un gran año para BBVA y 2018 va a ser todavía mucho mejor».

La junta de accionistas de la entidad aprobó ayer un dividendo complementario de 15 céntimos de euros a pagar en efectivo, con cargo a los resultados del pasado ejercicio, que se abonará el próximo 10 de abril. BBVA obtuvo un beneficio atribuido de 3.519 millones, un 1,3% más que en el ejercicio precedente. Si se excluye el ajuste contable provocado por la depreciación de la cartera de Telefónica, el banco habría ganado 4.642 millones, un 19,7% más. Este resultado permitirá a BBVA repartir un dividendo total de 1.600 millones de euros, de los que 600 millones ya han sido abonados en forma de dividendo a cuenta. Los restantes 1.000 millones se repartirán el próximo mes de abril. El presidente de la entidad anunció a los accionistas que es intención del banco «seguir manteniendo una corriente muy sólida de dividendos, mediante una política clara, predecible y sostenible».

González, que ha liderado la digitalización de la entidad en los últimos años, propuso ayer optimizar las ventajas de la revolución tecnológica mediante una nueva regulación. «Creemos que para que toda esta enorme riqueza que se está creando llegue a todos los ciudadanos es necesario dotarse de una nueva arquitectura legal que garantice, que, asimismo, todas las personas se benefician y no se crean efectos secundarios indeseados».

La junta aprobó ayer el nombramiento del exgobernador del Banco de España y exdirector general del Banco de Pagos Internacionales, Jaime Caruana, como nuevo consejero independiente con el 99,1% de los votos. Quien fuera gobernador del Banco de España entre 2000 y 2006 se incorporará al máximo órgano de gestión del banco el próximo 1 de junio en cumplimiento de los compromisos asumidos por el nuevo consejero con el BIS. Caruana fue director general del BIS entre abril de 2009 y el 30 de noviembre de 2017 y, con anterioridad, dirigió el departamento de Mercados Monetarios y de Capital del FMI. Ha sido también presidente del comité de Supervisión Bancaria de Basilea entre 2003 y 2006 y miembro del Fondo de Estabilidad Financiera desde 2003. Además de Caruana, se incorporan a la entidad dos consejeros independientes: Ana Peralta Moreno, actualmente consejera de Deutsche Bank en España, y de Jan Verplancke, exresponsable de Tecnologías de la Información Standard Chartered.