La convalidación del decreto de los VTC, en el aire hasta la votación

El Gobierno sólo suma 157 apoyos seguros y está a la espera del PP y los nacionalistas.

El Gobierno sólo suma 157 apoyos seguros y está a la espera del PP y los nacionalistas.

El Ministerio de Fomento lleva hoy al pleno del Congreso de los Diputados para su convalidación el real decreto-ley con el que pretende regular la actividad de los vehículos de alquiler con conductor (VTC). La norma prevé transferir las competencias del sector a las autonomías y limitar drásticamente el número de licencias urbanas de este tipo dentro de cuatro años. Y aunque todos los partidos se han mostrado a favor del taxi desde el estallido del conflicto, el resultado de la votación es incierto. Fomento sólo contaba ayer con el apoyo seguro del PSOE, Podemos, Compromís y Coalición Canaria, que suman 157 votos que pueden ser insuficientes para sacar adelante la norma. Ciudadanos (32 escaños) votará en contra porque no está de acuerdo con que cada comunidad autónoma o ayuntamiento tenga una norma diferente, explicaron fuentes de la formación naranja. El PP tampoco parece partidario de apoyar el texto, aunque las fuentes parlamentarias consultadas tampoco hablaron de votar en su contra. Dudan, no obstante, de que el decreto sea constitucional por tratar de transferir competencias mediante una herramienta que no sea una ley orgánica, por lo que han elevado una consulta a los letrados de la Cámara Baja para que lo aclare.

Si, finalmente, los de Pablo Casado votan en contra, sumarían 167 votos junto a los de Ciudadanos y Foro Asturias, lo que dejaría la convalidación de la norma en manos de los nacionalistas catalanes y vascos. Una de estas formaciones, ERC (9 diputados), ha advertido de que no desvelará el sentido de su voto hasta la propia sesión plenaria. Si se decantasen en contra del decreto, lo tumbarían. Si se abstuviesen, el Gobierno necesitaría del apoyo del PDeCAT (8 diputados) y PNV (5 diputados). Si fuesen estas dos últimas formaciones las que se abstuvieran, la norma no se convalidaría ni siquiera con el apoyo de ERC.

A pesar de la incertidumbre que rodea la votación, el sector del taxi está aseguraba ayer que, tras los contactos que habían mantenido con los partidos, las cuentas les salían. «Salvo catástrofe, se va a convalidar», aseguraba un cargo de una de las principales asociaciones. La única duda que les quedaba era si algún partido, y apuntaban el PP, pediría la tramitación de la norma como proyecto de ley para introducir enmiendas. Esta opción abriría las puertas a una reforma más profunda de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (LOTT) que modifica el decreto-ley propuesto por el departamento que dirige José Luis Ábalos.

Si el decreto no es convalidado, decaería y el Gobierno debería preparar otro o pensar en una alternativa.

Demanda civil de 1.500 taxistas por competencia desleal

La convalidación, o no, del decreto-ley sobre los VTC no servirá para cerrar de forma definitiva el enfrentamiento entre ambas partes. Si se aprueba, Unauto, la patronal de los vehículos de alquiler con conductor, tiene preparada toda su artillería para judicializar el asunto. Pero no serán los únicos que recurran a los tribunales. Unos 1.500 taxistas agrupados en torno a la Plataforma Integral del Taxi van a presentar una demanda civil por competencia desleal contra el sector VTC, según explicaron fuentes de Elite Taxi, una de las impulsoras de la plataforma. Consideran que los vehículos de Uber o Cabify han estado trabajando en condiciones ventajosas y que eso le ha ocasionado un grave perjuicio al taxi que pretenden reclamar en los tribunales. El despacho de Elpidio Silva será el encargado de la demanda.