La economía gala crecerá un 0,2 % en 2013 y un 0,7 % para mediados de 2014

François Hollande, sonríe a su llegada a la cumbre de líderes de la Unión Europea (UE) que se celebra en Bruselas (Bélgica)
François Hollande, sonríe a su llegada a la cumbre de líderes de la Unión Europea (UE) que se celebra en Bruselas (Bélgica)

La economía francesa cerrará 2013 con un crecimiento del 0,2 por ciento y para mediados de 2014 podría llegar a un alza del 0,7 por ciento, previó hoy el Instituto Nacional de Estadística (INSEE) en su informe de coyuntura.

Esa aceleración del crecimiento del producto interior bruto (PIB) en 2014 estará impulsada principalmente por la industria manufacturera, con un incremento del 1 por ciento a mediados de año, medio punto más que el que se espera para el conjunto de 2013.

Ese análisis se sitúa en la línea del realizado a mediados de noviembre por el ministro de Economía galo, Pierre Moscovici, que auguraba para 2013 un alza de entre el 0,1 y el 0,2 %, y para el conjunto de 2014 una de entre el 0,9 y el 1 por ciento.

"En 2015 estará en una media del 1,5 %. Hay que mantener la lucha. La mejor respuesta está en la batalla por el empleo", dijo hoy el primer ministro, Jean-Marc Ayrault, en una entrevista concedida a la cadena "TF1".

Las previsiones del INSEE apuntan que, en el frente del empleo, la tasa de paro se establecerá en el último trimestre de 2013 en el 10,9 por ciento de la población activa en toda Francia, incluidos los territorios de ultramar, y que para el primer semestre de 2014 se elevará al 11 por ciento.

La inflación se espera igualmente que aumente de forma progresiva hasta mediados del próximo año, pasando del repunte del 0,7 por ciento registrado en noviembre a uno del 1,1 por ciento esperado para junio, en parte por la entrada en vigor del alza del IVA a partir de enero.

El INSEE añadió que el salario real va a aumentar una media del 1,1 % en 2013 por un descenso no anticipado de la inflación, pero precisó que para el año que viene, después de que el aumento del salario mínimo se vaya a limitar en enero al 1,1% marcado por obligación legal, las ganancias reales "desaparecerán"por la inflación.

El instituto estadístico prevé también que los gastos de los hogares se sitúen en 2013 en una caída del 3,7 por ciento, y que para mediados del año que viene el descenso se coloque en el 1,4 por ciento.

Las inversiones de las empresas, en cambio, podrían alcanzar un incremento del 0,7 por ciento para junio de 2014, tras una caída "atípica"del 2,8 por ciento en el tercer trimestre de 2013, y un mayor dinamismo para finales de año.

Ese escenario parte de la base de que el precio del petróleo se estabilizará a mediados de 2014 alrededor de los 110 dólares (unos 79,9 euros por barril).

Las previsiones estiman que las exportaciones avanzarán a un ritmo del 0,7 por ciento por trimestre a partir del año que viene, porcentaje que podría crecer si mejora la coyuntura en la zona euro, y si ese avance se traduce en un mayor consumo por parte de los hogares.

Los autores del informe añadieron hoy que el clima de negocios en el país se mantuvo estable los pasados octubre y noviembre en los 95 puntos, 11 por encima del nivel registrado en mayo, pero todavía inferior a los 100 que marca la media de largo plazo.

La publicación advierte, no obstante, de que para 2014 esa mejora podría ralentizarse si las inversiones se ven frenadas por la falta de recuperación en la construcción, la carencia de impulso en el poder adquisitivo de los hogares y un nivel de exportaciones poco dinámico.