La UE desafía a Rusia y acusa a Gazprom de abuso de poder

La compañía rusa podría ser sancionada con una multa que    alcanzaría el 10% de su volumen de negocios.
La compañía rusa podría ser sancionada con una multa que alcanzaría el 10% de su volumen de negocios.

El gigante energético ruso dispone ahora de un plazo de 12 semanas para presentar alegaciones.

En menos de una semana la Comisión Europea (CE) ha acusado a dos multinacionales de abuso de posición dominante. En primer lugar, daba el paso contra Google y ayer le tocaba el turno a la compañía rusa de energía Gazprom. La Comisión envió un pliego de cargos a la empresa por impedir el desarrollo de la competencia y establecer precios elevados e injustos en el mercado del gas natural en países de Europa central y del Este.

La compañía considera «infundados» los argumentos de la CE, asegurando que respeta «todas las normas del Derecho Internacional y la legislación nacional» de aquellos países en los que opera. Asimismo, insistía en que el establecimiento de precios del gas «se ajusta plenamente a los estándares que siguen otros productores y exportadores».

Por otro lado, se escudaba en ser una compañía «controlada por el Gobierno» de Putin. «Gazprom espera que esta situación se resuelva en el marco del acuerdo alcanzado previamente entre el Gobierno de la Federación Rusa y la Comisión Europea para alcanzar una solución aceptable a la investigación antimonopolio a nivel intergubernamental», señalaba la empresa.

La sanción europea, presentada por la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, dificultará la normalización de las relaciones entre Europa y Rusia, que no pasan por su mejor momento desde la anexión ilegal de la península de Crimea por parte de Moscú. La decisión podría volver a tensar las relaciones, al ser una de las compañías estratégicas para Rusia.

«No se trata de un caso político, aunque reconozco que probablemente habrá especulaciones sobre ello», aclaraba la comisaria, ya que el caso contra la gasística se abrió mucho antes de que tuviera lugar el conflicto en el este de Ucrania. La CE ha concluido que la empresa abusa de su posición dominante en países como Estonia, Letonia, Lituania, Eslovaquia, Bulgaria, República Checa, Hungría y Polonia, donde controla la mayoría del suministro de energía, incluso alcanza el 100% en algunos de ellos. Además, Bruselas reveló, por un lado, que Gazprom impone restricciones territoriales a la exportación del gas que vende, impidiendo el «libre comercio de gas en el espacio económico europeo». Y, por otro, que ha supeditado el suministro de gas a Bulgaria y Polonia a la obtención de concesiones en infraestructuras de transportes.

A partir de ahora, Gazprom dispone de doce días para presentar alegaciones a la decisión de la UE y exponer su punto de vista para convencer a las autoridades europeas. En el caso de que la Comisión no considere suficientes las explicaciones, el proceso continuará y podría terminar con la imposición de una multa de hasta el 10% de su facturación.