Actualidad

Las pymes ante el reto de la digitalización de sus cuentas

Ya no hay vuelta atrás al mundo físico en el entorno de la empresa. Los datos del último Estudio Seres de Implantación de la Factura Electrónica el número de documentos procesados en 2017 en España ascendió a 156.656.072, un 32,19% más que en 2016. Según el compendio, gracias al uso de la «factura 2.0», se ahorraron un total de 775,5 millones en la gestión de las facturas recibidas y 440,2 millones de euros en la gestión de las emitidas. También se ahorraron 570.303 horas en la tramitación de las recibidas y 92.127 horas en las emitidas, además de reducir de manera significativa el impacto medioambiental derivado de la eliminación del uso de papel.

Junto a ello, cabe destacar que no sólo el tema administrativo de facturación resulta clave, sino también la gestión económica de esas cantidades que se gravan incluso con la «Administración 2.0», ya que en el trabajo de Seres queda patente que muchas empresas ha optado por la factura electrónica como el mejor aliado para cumplir con su obligatoriedad y suministrar sus registros a tiempo a la AEAT. Por eso, el resto está ahora en las relaciones con los bancos.

dinero 2.0

Como explica de José María Martín, CEO de Paymatico, «empresas. Esta operativa genera miles de apuntes que deben gestionarse uno a uno para su correcta contabilización. Pues bien, esta operativa que requiere la gestión manual de administrativos, contables y financieros puede ser automatizada si se tiene acceso directo a la información. La nueva directiva de medios de pago PSD2 permite el acceso a terceros a toda la información que genera la operativa de una empresa para poder automatizar los procesos, información y automatización a la que hasta ahora la banca no ha prestado atención no habiendo desarrollado ni una sola herramienta de procesamiento más allá del no estandarizado intercambio de ficheros bancarios».

Junto a ello desde Vector ITC Group se han analizado los principales errores de la banca digital y sus potenciales soluciones: seguridad, los ámbitos de mejora se centran en la verificación de la identidad del usuario, así como la seguridad de los datos y las transacciones; replicar operaciones tradicionales en el mundo on-line, las entidades bancarias deben ser capaces de diseñar una estrategia digital centrada en proveer experiencias más satisfactorias; y los procesos burocráticos, evitar largas esperas en formalidades y acelerar el «time to market» resulta imprescindible.

En este sentido, el CEO de Paymatico destaca que «si una empresa automatiza sus servicios de pago independientemente de la entidad con la que trabaje, podría centrar su negociación en los productos de financiación sin preocuparse si la entidad tiene o no tiene una buena banca on-line». Una forma de no perder oportunidades de negocio futuras.