MENÚ
martes 23 julio 2019
01:37
Actualizado

Los contratos fijos a jóvenes se reducen por primera vez desde 2013

La cifra de indefinidos menores de 25 años se rebaja un 7,7% hasta mayo, con las mujeres como damnificadas

  • Un camarero en un bar de Madrid
    Un camarero en un bar de Madrid /

    Reuters

Tiempo de lectura 4 min.

17 de junio de 2019. 20:04h

Comentada
H. Montero 18/6/2019

ETIQUETAS

La contratación indefinida se resiente y los jóvenes no son una excepción. Coincidiendo con la entrada en vigor del nuevo Salario Mínimo Interprofesional (SMI) de 900 euros, el número de contratos fijos realizados a menores de 25 años ha menguado nada menos que un 7,7% en los cinco primeros meses del año con respecto al mismo periodo del año precedente. Aunque todavía se trata del segundo mayor registro de la década, 77.000 contratos hasta mayo, representa la primera contracción en el ritmo de creación de empleo indefinido entre los más jóvenes, a los que más afecta, por descontado, el crecimiento del 22,3% del SMI, al tratarse de los primeros acercamientos al mercado laboral.

A tenor de estos resultados, analizados por la empresa de recursos humanos Randstad, el fuerte alza salarial sí se está dejando notar en la contratación, como ya advirtieron la patronal CEOE, el Banco de España y distintos informes de organismos y centros de análisis. El Ministerio de Trabajo y Seguridad Social ha negado que este efecto contagio se esté produciendo. De hecho, la secretaria de Estado de Empleo exigió recientemente al Banco de España que reconociera su error al asegurar que el alza del SMI retraería la creación de empleo y puso en duda la capacidad de los analistas del organismo para realizar sus prediciones. Los datos, sin embargo, dan la razón al Banco de España, cuyo gobernador, Pablo Hernández de Cos, indicó ayer durante su intervención en los cursos que organiza la APIE en Santander que habrá que esperar un año para conocer con fiabilidad el impacto real de la subida del SMI.

Al margen de las polémicas, desde 2008 el mercado laboral encadenó cinco años de caídas consecutivas en la contratación fija de jóvenes, hasta situarse en 30.815 contratos en 2013, el número más bajo de la serie histórica. Desde entonces, la cifra no ha dejado de crecer, registrando 83.590 contrataciones en 2018.

Por contra, el estudio de Randstad subraya el crecimiento constante de la contratación temporal, al incrementarse en un 7,1% con respecto al año pasado, si bien se experimenta cierta desaceleración al no registrar crecimientos de dos cifras como en ejercicios anteriores. Aun así, la contratación temporal en menores de 25 ha superado los 1,5 millones, la cifra más alta de los últimos diez años.También aumenta la brecha entre hombres y mujeres menores de 25 años, ya que la contratación de varones ha sido un 27% superior en el último año, la mayor diferencia registrada en la década. El análisis histórico de la serie refleja que hasta 2014 la contratación fija entre los jóvenes ha sido muy similar con independencia del género. Desde esa fecha, la brecha ha ido creciendo hasta 2019, cuando se han registrado 9.000 contratos más en favor de los hombres. Como consecuencia, el descenso registrado en la contratación indefinida este año ha sido más pronunciado entre mujeres (-10,1%) que entre hombres (-5,5%).

La caída del paro de mayo en 84.075 personas ya dejó claroscuros en los primeros análisis realizados. Aunque se registró la menor cifra de desempleados de los últimos diez años y la mayor de afiliados para un mes de mayo, se retrajo la contratación indefinida en términos generales por encima del 4% en los cinco primeros meses del año, con especial virulencia en mayo, así como las altas de autónomos, con el peor dato de afiliación registrado desde 2012.

Últimas noticias