Los estibadores ofrecen bajar un 6% su sueldo para las prejubilaciones

La reunión de ayer entre los sindicatos, la patronal y el Ministerio de Fomento finalizó sin acuerdo. Las exigencias de los trabajadores portuarios de que la subrogación se garantice por ley son inasumibles.

La reunión de ayer entre los sindicatos, la patronal y el Ministerio de Fomento finalizó sin acuerdo. Las exigencias de los trabajadores portuarios de que la subrogación se garantice por ley son inasumibles.

Si mal estaban las cosas antes de la reunión de ayer entre la patronal, los estibadores y el Ministerio de Fomento, peor parece que terminaron. El primer encuentro celebrado después de que el Congreso de los Diputados tumbase el pasado jueves el decreto ley para liberalizar el sector concluyó sin acuerdo y con la constatación de que en el asunto en discusión más importante para solucionar el conflicto, la garantía del empleo, existen entre las partes «diferencias insalvables», tal y como las definió el secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, presente en el encuentro de ayer.

Los sindicatos volvieron a poner sobre la mesa la necesidad de que la subrogación de los empleos quede garantizada por ley y entienden que el mejor modo de hacerlo es a través del decreto ley que liberaliza el sector. «Pedimos que la garantía del empleo se haga a través del decreto ley», afirmó tras la reunión el responsable de la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar (CETM), Antolín Goya, que así se lo hizo saber a Fomento a través de una contraoferta a la propuesta que el Gobierno hizo el miércoles pasado para tratar de desbloquear el conflicto que lleva ya enquistado más de dos meses.

La petición de los estibadores fue recibida como un jarro de agua fría por Gómez-Pomar. El número dos de Fomento, que fue el encargado de representar al Ministerio en la reunión, lamentó que la oferta recordase a otras ya rechazadas, y aseguró que «la subrogación por ley es imposible», como pone de manifiesto la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea de 2014, y que debe ser fruto de la negociación colectiva. Este rechazo devuelve el asunto fundamental del conflicto casi a la casilla de salida y dificulta cualquier acuerdo. Máxime porque parece cerrar la puerta a buscar alguna fórmula alternativa de garantía del empleo que tenga un rango parecido al decreto, al circunscribirla Fomento al ámbito de negociación pura y dura entre patronal y los sindicatos de trabajadores.

Más desencuentros

Donde tampoco hay acuerdo es en el asunto de las prejubilaciones. Los sindicatos rechazaron la oferta de Fomento de que los estibadores puedan prejubilarse a los 50 años con el 70% del salario que hayan promediado el último año. A cambio, ofrecieron rebajarse una media de un 1% su salario para contribuir a una hucha que garantice las prejubilaciones y pidieron que las empresas contribuyan con otro 1%.

Los sindicatos también pusieron sobre la mesa una novedosa propuesta para garantizar la productividad en los puertos. Están dispuestos a rebajarse un 5% sus salarios para aumentar la competitividad de las instalaciones. Esta propuesta está dirigida en exclusiva a las empresas, como explicó Antolín Goya.

Patronal y sindicatos volverán a verse las caras mañana para hablar exclusivamente de cuestiones relativas al convenio colectivo. Aunque ambas partes sellasen algún pacto, el responsable de la CETM advirtió de que no serviría para cerrar el conflicto. Lo fundamental, insistió, es que se garantice el empleo y las condiciones que ahora tienen los trabajadores. Y eso, añadió, sólo puede hacerlo el Gobierno por ley. Mediante el decreto o alguna fórmula legal que Fomento se encargó ayer mismo frenar. Sindicatos y Gobierno quedaron pendientes de emplazarse sin fecha concreta. Las diferencias entre ambas partes siguen agudizándose.