Los impuestos a la banca de Podemos pueden recaer en los ciudadanos según la AEB

El presidente de la Asociación Española de la Banca José María Roldán avisa a los partidos del peligro de propuestas de cara al 26J que “acabarían pagando los ciudadanos porque los impuestos se repercuten”.

El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, durante su participación en el Curso de la UIMP y la APIE.
El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), José María Roldán, durante su participación en el Curso de la UIMP y la APIE.

El presidente de la Asociación Española de la Banca José María Roldán avisa a los partidos del peligro de propuestas de cara al 26J que “acabarían pagando los ciudadanos porque los impuestos se repercuten”.

El sector de la banca está mucho más preocupado “por lo que pase fuera de España” que por la incertidumbre política y el resultado de las elecciones del 26 de junio, según el presidente de la Asociación Española de la Banca, José María Roldán. Aunque si avisa de los peligros de algunas medidas contra la banca que los partidos están anunciando de cara a las elecciones y que podrían tener un efecto contrario al que buscan. Preguntado por el impuesto de solidaridad a la banca que propone Podemos, Roldán ha recordado que “solo un 30% de los bancos han recibido ayudas públicas durante la crisis” y ha instado a los partidos a “pensar muy bien las medidas que proponen” porque se pueden volver contra los ciudadanos, ya que las entidades suelen repercutir los impuestos y al final tendrían que ser ellos quienes los pagan.

Roldán ha reconocido que la volatilidad de los mercados europeos y la amenaza del Brexit influyen en la estabilidad de la banca, aunque en este asunto también ha instado a “desdramatizar” porque el “Reino Unido no desaparecería la semana que viene de la Unión Europea, sino que sería un proceso de años”, ha dicho en las jornadas económicas que esta semana organizan en Santander la UIMP y la Asociación de Periodistas de Información Económica con el patrocinio de BBVA.

Los despidos no han acabado en la banca

El portavoz de la AEB ha cifrado el descenso del número de empleados en oficinas en un 30%. Una tendencia con la que, según cree, se busca una mejora de eficiencia. En un entorno de transformación tecnológica “no sería correcto decir que el proceso ha acabado”, ha avanzado.