Moody's sube la nota de España por primera vez en cuatro años

Destaca el ajuste de la economía hacia un modelo más «sostenible» y la «mejora de la competitividad». Cambia la perspectiva de estable a positiva

La Razón
La RazónLa Razón

La agencia de calificación de riesgos Moody's elevó ayer la nota de España un escalón, hasta Baa2, y mejoró la perspectiva de estable a positiva. Se trata de la primera subida del «rating» de nuestro país desde que comenzó la crisis. De hecho, desde 2010 la calificación española no había hecho más que caer desde la ansiada triple A que atesoraba hasta entonces, hasta situarse al borde del «bono basura». El anuncio de Moody's aleja ligeramente a la deuda española de ese temido nivel, al estar ya dos peldaños por encima.

Con todo, la mejora confirma la progresión de España en los últimos meses. De hecho, la agencia estadounidense ya revisó al alza la perspectiva española el pasado mes de diciembre, cuando la cambió de negativa a estable, siguiendo la estela de Standard & Poor's y de Fitch. España da así un pequeño paso hacia la recuperación –aún muy lejano– de la ansiada triple A, que nuestro país perdió en 2010 a raíz del estallido de la crisis económica.

La noticia ha pillado por sorpresa a los analistas, que esperaban mayoritariamente que Moody's simplemente mantuviese sin cambios la nota española. A pesar del buen comportamiento de algunos indicadores económicos, el elevado endeudamiento público pesaba de cara a una mejora del «rating». Sin embargo, desde el Gobierno ya venían anunciado desde hace meses que era sólo cuestión de tiempo que las agencias de calificación trasladasen las mejores perspectivas de la economía a la nota que dan a nuestro país. Finalmente así ha sido, influyendo más otros factores positivos, como la caída de la prima de riesgo y el bajo interés que se paga por la deuda pública española, el control del déficit, el saneamiento de la banca o la vuelta al crecimiento del PIB.

Moody's destaca tres claves para acercar el bono español a la conquista de la ansiada triple A. En primer lugar, remarca el «reequilibrio» de la economía española hacia un modelo más «sostenible», que está siendo apuntalado por reformas estructurales que afectan especialmente a la competitividad y al desapalancamiento de la economía doméstica.

En segundo lugar, los progresos realizados en la introducción de las reformas estructurales, «particularmente en el mercado laboral» y en el sistema público de pensiones, las medidas estructurales en materia fiscal –en referencia a la esperada reforma que entrará en vigor en 2015– y los cambios en el marco fiscal de las comunidades, así como la reestructuración bancaria. En opinión de la agencia, estos esfuerzos hacen prever un «crecimiento sostenible a medio plazo» y continuas mejoras en la resistencia de las finanzas públicas. Por último, Moody's destaca el respaldo del BCE en apoyo a las reformas emprendidas por el Gobierno. La próxima revisión del «rating» de España correrá a cargo de Fitch y será el 25 de abril.