Rato: «No tengo ninguna sociedad ni en un paraíso fiscal ni fuera de la UE»

La Agencia Tributaria durante el registro del despacho de Rodrigo Rato.
La Agencia Tributaria durante el registro del despacho de Rodrigo Rato.

Rodrigo Rato ha asegurado que no tiene ninguna sociedad "ni en un paraíso fiscal y, ni siquiera, fuera de la UE", después de conocerse que Hacienda le investiga por un complejo entramado societario con vínculos en territorios opacos.

El ex vicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato ha asegurado hoy a Efe que no tiene ninguna sociedad "ni en un paraíso fiscal y, ni siquiera, fuera de la Unión Europea", después de conocerse que Hacienda le investiga por un complejo entramado societario con vínculos en territorios opacos. Tras regresar a su casa después de un nuevo registro de su despacho en el Barrio de Salamanca, Rato ha negado que a raíz de la fianza impuesta por el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu por el caso Bankia haya movido dinero entre sus sociedades.

De este modo salía al paso de la supuesta investigación de la Agencia Tributaria a empresas en las que Rato, su e xmujer, María Ángeles Alarcó, su hermana y una sobrina, figurarían como titulares y que tendrían ramificaciones en paraísos fiscales.

Sobre este aspecto, el ex ministro de Economía y Hacienda con José María Aznar es claro al asegurar que no tiene ninguna sociedad "en ningún paraíso fiscal y, ni siquiera, en la Unión Europea".

Según han informado fuentes de la investigación, en la unidad de inteligencia financiera para prevenir el blanqueo de capitales, el Sepblac, se dispararon las alarmas sobre Rato al detectar movimientos de capitales entre sus sociedades tras la fianza del caso Bankia, que le reclamaba 800 millones de forma solidaria.

Preguntado por esta cuestión, Rato ha negado estos movimientos después de la medida cautelar acordada por el magistrado para cubrir posibles responsabilidades por la salida a bolsa de Bankia y que habrían llevado al Gobierno a denunciar las operaciones ante la Fiscalía, que ha apreciado indicios de delitos de fraude, blanqueo de capitales y alzamiento de bienes.

Tras esto, un juez de Madrid ordenó ayer el registro de manera inmediata del domicilio de Rato y, posteriormente, de su despacho, en presencia del exbanquero, en busca de pruebas, una inspección que duró más de siete horas y que se ha prolongado en la mañana de hoy.

Rato ha estado presente durante el registro en su despacho pero ya ha vuelto a su domicilio. El ex ministro de Economía entraba en el portal de su vivienda en el barrio de Salamanca de Madrid pocos minutos antes de las 14:00 horas en medio de un nutrido grupo de periodistas, a los que no ha hecho declaraciones.

Fuentes cercanas a la investigación han señalado a Efe que el registro ha finalizado ya y que finalmente no proseguirá en la finca El Molino, propiedad del ex

banquero, situada en la localidad madrileña de Carabaña.

Rato había sido conducido esta mañana a su oficina, en la que varios de los agentes permanecieron vigilando toda la noche hasta que esta mañana decidieron retomar la inspección para concluir el volcado de material informático de sus ordenadores.

Allí, ha sido recibido al grito de "hijo de puta", "ladrón"y "chorizo"por parte de las numerosas personas que aguardaban la llegada del ex presidente de Bankia, que le han proferido los mismos gritos cuando ha salido del semisótano de la calle Castelló en el que se ubica su despacho.

El ex vicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato se desplazó a las 12 horas de este viernes desde su casa hasta su despacho en el barrio de Salamanca de Madrid para presenciar el registro que realizan los agentes del servicio de Aduanas. En un coche azul ha recorrido los escasos metros que separan su domicilio en la calle Don Ramón de la Cruz y su despacho en la calle Castelló.

Rato, que no está detenido, ha entrado decidido en el lugar sin hacer declaraciones a los medios. De hecho al ser preguntado por los numerosos periodistas destacados en la zona, Rato ha respondido diciendo que no puede hacer declaraciones. Aunque las ventanas del despacho situado en un semisótano han sido tapadas con cartones por los agentes Aduanas, por los resquicios se ha podido ver a Rato sentado en una silla y consultando documentación.

Fuentes de la investigación han confirmado que la nueva inspección en el despacho de Rato es continuación de la iniciada en las últimas horas de ayer y que se produjo como consecuencia de la denuncia interpuesta por la Fiscalía de Madrid por posibles delitos de fraude, blanqueo de capitales y alzamiento de bienes.

Los agentes de Aduanas y de la Agencia Tributaria terminaron la inspección en la oficina del ex vicepresidente del Gobierno pasada la medianoche, cuando salieron con una veintena de cajas repletas de documentos, pero no tuvieron tiempo de recopilar el material informático de los ordenadores, explican las fuentes.