Sacyr gana 24,7 millones, un 17,6 % menos que en el mismo periodo de 2013

Sacyr obtuvo un beneficio de 24,7 millones de euros en el primer trimestre del año, un 17,6 % menos que en el mismo periodo de 2013, debido, principalmente, a la caída de los ingresos en España, afectados también por la nueva normativa contable.

Según las cuentas remitidas hoy por la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la cifra de negocio alcanzó los 582,2 millones, el 13 % menos, debido a la desaceleración en la actividad de construcción en España, la menor superficie alquilable de Testa, su filial patrimonialista, tras las desinversiones realizadas y el impacto de la reforma energética.

Sacyr ha aplicado la nueva normativa contable NIIF 11 que implica una contracción de la cifra de negocio, el ebitda, la cartera y la deuda, aunque no tiene impacto en el beneficio neto.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) se situó en 81,1 millones de euros y la cuenta de resultados recogió 44 millones por la participación en Repsol (30 millones de euros por el ajuste de valor realizado por su paquete en la petrolera).

La facturación en el exterior representó el 46 % del total, frente al 41 % del primer trimestre de 2013.

La cartera de ingresos futuros se situó en 23.309 millones gracias a Sacyr Concesiones (el 36% del total) y Valoriza el (38 %).

El 43 % de la cartera total procedió de la actividad internacional, un porcentaje que asciende al 79 % en la actividad de la construcción.

El principal negocio del grupo, el de construcción, facturó 301 millones de euros, el 14,6 % menos, debido, fundamentalmente, al descenso de la actividad en España, mientras que el ebitda aumentó un 15,8 % hasta los 20 millones.

La facturación internacional representó el 74 % del total y la cartera de obra ascendió a 4.590 millones.

La filial de servicios Valoriza facturó 221,2 millones de euros, el 15,9 % menos, y el ebitda se situó en 14 millones, el 45 % menos, por la nueva regulación de las energías renovables y la menor actividad de construcción en las desaladoras.

La cartera de ingresos futuros superó los 8.930 millones de euros.

Por su parte, Sacyr Concesiones aumentó sus ingresos un 88 %, hasta 60,8 millones, gracias a la mayor aportación de los ingresos de construcción y los concesionales lo hicieron un 20 % hasta 21,8 millones.

Los ingresos de Testa fueron de 46 millones, un 24 % menos que la registrada en 2013 por la menor superficie alquilable de Testa.

El nivel de ocupación sobre rentas de los inmuebles de Testa se mantuvo en el 97 %.

La deuda financiera neta del grupo se situó en 5.860 millones de euros, un 11,8 % menos, tras la nueva normativa contable.

En el primer trimestre del año, el grupo acometió desinversiones en concesiones, servicios y patrimonio por un total de 173 millones.

El importe de 949 millones de euros en activos no corrientes mantenidos para la venta a 31 de marzo incluye los activos de Vallehermoso y el 32 % en la sociedad propietaria de Tesfran.