Sacyr gana 25 millones en el primer trimestre, un 5 % más

Sacyr ganó 25,3 millones de euros en el primer trimestre, un 4,8 % más que en el mismo periodo del año anterior -cuando se registraron extraordinarios asociados a desinversiones-, animada por la mejora de las ventas. Según la información remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en los tres primeros meses del año el grupo facturó 702 millones de euros, un 19 % más.

El resultado bruto de explotación (ebitda) mejoró un 23 %, hasta 111 millones de euros, gracias al incremento del tráfico de las autopistas, la entrada en explotación de un tramo de las Rutas del Desierto en Chile y los cambios en el perímetro de consolidación por la incorporación de ocho activos concesionales que el pasado año consolidaban por puesta en participación.

Para el grupo, estos resultados "consolidan"la estrategia de apuesta por sus negocios principales -fundamentalmente construcción, concesiones de infraestructuras y servicios- y por su nueva división industrial, mediante la apertura de nuevos mercados, saneamiento de balance, reducción de costes y mejora de la rentabilidad.

Entre enero y marzo, los negocios internacionales constituyeron el 52 % de las ventas de Sacyr, frente al 47 % de hace un año.

Las actividades de construcción sumaron unas ventas de 368 millones de euros, un 22,3 % más, la mayor parte procedente del exterior, mientras que el ebitda se redujo debido a la ralentización de proyectos en Angola y Brasil.

Actualmente, las obras del Canal de Panamá registran un grado de avance del 90 %, de manera que en las próximas semanas comenzará la inundación e inicio de las pruebas de funcionamiento de las nuevas exclusas.

La filial patrimonialista Valoriza facturó 176 millones, un 1,5 % menos, afectada por la desinversión en activos de agua en Portugal y la finalización de las obras de una desaladora.

Sacyr Industrial contabilizó unos ingresos de 53 millones, un 23 % más, gracias al crecimiento orgánico de las plantas energéticas, entre otros factores.

Por su parte, Sacyr Concesiones facturó 133 millones, un 20 % más, gracias a los cambios en el método de consolidación, la mejora del tráfico en las autopistas, la entrada en explotación de Rutas del Desierto, el avance de las concesiones adjudicadas en Chile y la constitución de una concesionaria en Perú.

Mientras tanto, la filial inmobiliaria Testa facturó 46,4 millones de euros, un 0,6 % más, procedentes prácticamente en su totalidad de los alquileres del patrimonio en explotación.

El ebitda de Testa se situó en 35 millones, lo que supone un repunte del 1,4 % si se descuentan los resultados por ventas de inmuebles.

La tasa de ocupación se situó en el 96 %, un punto porcentual menos que el pasado año, y la superficie alquilable cerró en 1,3 millones de metros cuadrados, prácticamente igual.

El valor de mercado de los activos de Testa ascendía, al cierre de 2014, a 3.180 millones de euros, según un tasador independiente, lo que supone unas plusvalías no contabilizadas de 1.054 millones.

La actividad internacional supuso en el primer trimestre el 38 % de la cartera -el 84 % en construcción-, que asciende a 28.286 millones de euros. La mayor parte de la cartera se concentra en concesiones (un 47 % del total) y servicios (un 22 %).

La deuda financiera neta de Sacyr se situaba al cierre de marzo en 7.084 millones de euros, superior en 563 millones a la de finales de 2014, debido principalmente a los cambios en la consolidación de las sociedades concesionarias.