Sacyr gana 83 millones de euros hasta septiembre, un 3,1% más

Sede de Sacyr en el paseo de la Castellana de Madrid.
Sede de Sacyr en el paseo de la Castellana de Madrid.

El beneficio neto atribuible del grupo Sacyr en los nueve primeros meses del año ha sido de 82,6 millones de euros, ligeramente superior (+3,1%) a los 80,1 millones de euros del año pasado.

El beneficio neto atribuible del grupo Sacyr en los nueve primeros meses del año ha sido de 82,6 millones de euros, ligeramente superior (+3,1%) a los 80,1 millones de euros del año pasado, pero que significa un avance muy importante por la contabilización en 2013 de 47 millones de beneficio neto por la venta de activos inmobiliarios.

Este positivo resultado confirma la buena evolución de los negocios del grupo y ratifica la adecuada estrategia que está llevando a cabo de apostar por sus negocios core (construcción, concesiones de infraestructuras y servicios) y por la nueva división industrial, a través de la apertura de nuevos mercados internacionales, reducción de costes y deuda y mejora de la rentabilidad.

Sacyr ha aplicado la nueva normativa contable NIIF 11* que implica una contracción de la cifra de negocio, el ebitda, la cartera y la deuda pero que no tiene impacto en el beneficio neto. El resultado bruto de explotación (ebitda) se situó en 277 millones de euros; teniendo en cuenta las desinversiones realizadas la rentabilidad se mantiene estable con un margen bruto del 13,8%, con lo que el grupo cumple su objetivo de mantener la rentabilidad a pesar de la contracción de la actividad, sobre todo en España.

Entre los acontecimientos más relevantes del año, destaca la monetización realizada por Repsol de los bonos argentinos como compensación por la expropiación de YPF, así como de su participación en la petrolera estatal argentina. Sacyr recibió 122 millones de euros del dividendo extraordinario que repartió Repsol por esta operación y que ha dedicado a amortizar deuda.

La cifra de negocios hasta septiembre ha alcanzado los 1.978,6 millones de euros (2,4% menos) debido, principalmente, a la persistente desaceleración en la actividad de construcción en España, la menor superficie alquilable de Testa por las desinversiones realizadas, la terminación de las obras de dos desaladoras y el impacto de la reciente regulación en las energías renovables y en los precios de la electricidad. Hay que tener en cuenta que hasta abril las obras de ampliación del Canal de Panamá se vieron afectadas debido a las negociaciones con el cliente y a la huelga en el sector en todo el país.

Por zonas geográficas, el 31% de la facturación internacional se produjo en Chile, 25% en Angola, 11% en Portugal, 8% en Italia y el resto procede, principalmente, de la actividad en Brasil, Togo, Australia, Bolivia, Colombia, México, Perú, Panamá, Argelia, Irlanda, Cabo Verde y Mozambique.

El grupo sigue manteniendo una importante cartera de ingresos futuros con 26.736 millones de euros que se apoya, principalmente, en las actividades más recurrentes: Sacyr Concesiones supone el 43% del total y Valoriza el 33%.

El 44% de la cartera total procede de la actividad internacional. Dentro de la actividad de construcción este porcentaje asciende al 83% debido a la intensa actividad licitadora que se está realizando fuera de España; en concesiones supone el 45% de su cartera.

El grupo sigue realizando un importante esfuerzo para reforzar el balance. Así la deuda financiera neta del grupo se situaba a 30 de septiembre en 6.298 millones de euros, 344 millones menos que en diciembre de 2013. La deuda corporativa se ha reducido en los nueve primeros meses del año un 8% hasta los 293 millones de euros. En cuanto a la deuda de los negocios se encuentra perfectamente estructurada, ya que el 90% está asociada a la financiación de proyectos a muy largo plazo.

Una vez concluida la fase de consolidación del balance, Sacyr reforzó sus fondos propios en 166 millones de euros mediante la ampliación de capital de 36 millones de acciones de acciones de 1 euro de valor nominal a un precio de suscripción de 4,58 euros por acción con una suscripción del 100%. También registró con éxito una emisión de bonos convertibles por importe de 250 millones de euros. El objetivo de estas operaciones por un importe total de 416 millones de euros era obtener fondos adicionales para invertir e impulsar el desarrollo de las principales líneas de negocio, principalmente las concesiones de infraestructuras y la construcción industrial, ambas volcadas en su expansión internacional.