Un agujero por el que se escapan 60.000 millones en impuestos

La Razón
La RazónLa Razón

La economía sumergida supone una merma importante para la recaudación fiscal de cualquier estado. En el caso de España, diferentes estudios estiman que las arcas públicas dejan de recaudar entre 60.000 y 70.000 millones de euros al año. A partir de datos de la OCDE, el Consejo Económico y Social (CES) calculó el año pasado que España deja de recaudar anualmente entre 50.000 y 60.000 millones de euros por el «dinero negro».

Más pesimistas son los cálculos que realizó hace un par de años el instituto Tax Research. Esta institución calcula que España podría recaudar anualmente hasta 72.000 millones de euros más de acabar con la economía sumergida, si bien sus estimaciones apuntaban a que el trabajo no declarado alcanzaba el 22% del PIB. Los 72.000 millones son casi el equivalente al déficit que registraron las cuentas públicas españolas en 2013. El desfase alcanzó los 71.291 millones de euros si se incluye el dinero prestado por Bruselas a España para recapitalizar su sistema financiero.

Erradicar por completo la economía sumergida se considera, no obstante, casi imposible. La asociación de técnicos de Hacienda considera que un nivel equivalente al 6% del PIB es razonable.