Una de cada cinco empresas congeló los sueldos para capear la crisis

Una encuesta entre 2.000 compañías revela que el 60% no contrata más empleados indefinidos por el aún elevado coste del despido

Una encuesta entre 2.000 compañías revela que el 60% no contrata más empleados indefinidos por el aún elevado coste del despido

Los cambios legales derivados de la reforma laboral han jugado un papel muy relevante en la mayor facilidad que las empresas han encontrado en la utilización de los distintos mecanismos de ajuste durante la segunda fase de la crisis. Es una de las conclusiones de la Encuesta de Formación de Salarios de las Empresas Españolas, que se recoge en el último Boletín Estadístico del Banco de España publicado ayer. La actitud de los trabajadores ha sido también un factor muy relevante para explicar la mayor flexibilidad percibida vía ajustes, horas trabajadas y movilidad entre los años 2010 y 2013.

Según el trabajo realizado por Mario Izquierdo y Juan Francisco Jimeno, de la Dirección General del Servicio de Estudios del Banco de España, el principal problema al que se enfrentaron las empresas españolas en la recaída de la recesión (2010-2013) fue la disminución de la demanda de sus productos (un 70% de los encuestados sitúa este asunto como el más peliagudo), por delante de las dificultades financieras (44,1%).

El informe del instituto emisor destaca que buena parte de las empresas no tuvo otro remedio que atajar sus costes laborales como fuera ante la imposibilidad de disminuir los financieros. La encuesta demuestra que las reducciones de salarios fueron «bastante infrecuentes», que la mayoría de las empresas mantuvo el salario base o incluso lo incrementó moderadamente. Fue en el componente variable donde un 40% de las empresas encontró la solución a sus problemas.

Entre 2011 y 2013, cerca de un 20% de las empresas se decantó por la congelación de sueldos y sólo un 3,3% declara haber aplicado un recorte en 2013.

La reforma laboral de 2012, como reconocen los empresarios, ha facilitado un trabajo que unos años antes hubiera sido casi imposible. Casi el 50% de las empresas cree que ahora es más fácil realizar un despido por razones económicas, ajustar las horas trabajadas o modificar las tareas.

Las empresas españolas han «tirado» más de la reducción del empleo temporal y menos del indefinido que sus homólogas de los 26 países participantes en la Wage Dynamics Network.

De cara al futuro, la encuesta deja entrever que puede ser necesaria una vuelta de tuerca a la reforma laboral de 2012. Un 60% de las empresas ve en la elevada cuantía de la indemnización por despido un factor limitativo de la contratación de trabajadores indefinidos.

Más préstamos

El Banco de España constata también en su boletín que entre julio y septiembre las entidades financieras relajaron ligeramente los criterios de concesión de los préstamos, fundamentalmente en el caso de los fondos destinados a la adquisición de vivienda por primera ves desde 2006. Todo lo contrario sucedió en los restantes países de la eurozona. La mayor solvencia de los prestatarios y la mayor tolerancia al riesgo de los bancos fueron las causas.