Política

El «doblete» de Bosch: 6.000 euros de diputado y 6.000 de concejal

El líder de ERC en Barcelona lleva 92 días solapando dos salarios públicos: el que percibe como edil municipal y el que mantiene del Congreso, a pesar de no asistir al Hemiciclo

El líder de ERC en Barcelona lleva 92 días solapando dos salarios públicos: el que percibe como edil municipal y el que mantiene del Congreso, a pesar de no asistir al Hemiciclo.

Publicidad

El 9 de septiembre a las 13:47 horas entraba en el registro del Congreso de los Diputados una carta dirigida a su presidente, Jesús Posada, con el número 207630. La misiva va firmada por Alfred Bosch, diputado de ERC, que, hasta día de hoy, compagina su labor en el Congreso con la dirección de los republicanos en el Ayuntamiento de Barcelona. Bosch pide a Posada que ejecute la sentencia del Juzgado de Primera Instancia nº 72 de Madrid, que le condena a rectificar las acusaciones vertidas contra el alcalde popular de Alcobendas, Ignacio García de Vinuesa.

El caso tiene pocas interpretaciones. En el Pleno del 27 de noviembre de 2014, Bosch se equivocó. «Incluí indebidamente a Ignacio García de Vinuesa en el listado de políticos imputados, y/o condenados, y/o encarcelados por corrupción», afirma en el escrito. Ciertamente, García de Vinuesa fue a declarar en el Juzgado de Instrucción nº2 de Alcobendas en un caso de corrupción denunciado por el Partido Socialista de Madrid. Diversos diarios siguieron la noticia y el 29 de junio de 2011 se publicó el archivo de la causa. Bosch no vio la información y acusó de corrupción al alcalde García de Vinuesa. Lo hizo tres años después. El juez es contundente en su veredicto: «No hay ningún dato objetivo que sostenga tal extremo –las acusaciones de corrupción–».

García de Vinuesa –alcalde de Alcobendas por la abstención de Ciudadanos y, curiosamente, de Izquierda Unida– interpuso una demanda por la acusación de corrupción y ahora Bosch debe cumplir la sentencia. Posada ha incluido la misiva de Bosch en el «índice rojo» de la Mesa del Congreso, que lo analizará en la reunión de esta mañana, a las 10 horas para incluirla en el orden del día del próximo Pleno, el de presupuestos. Si así sucede, Jesús Posada leerá la rectificación pero en el hemiciclo puede que no esté presente el diputado Bosch. El que fuera líder de ERC en el Congreso hasta julio de 2011 no acude a las sesiones desde que fuera elegido candidato de los republicanos a la alcaldía de Barcelona.

A pesar de sus continuados novillos, sigue siendo diputado en activo, como se puede comprobar en la página web de la Cámara Baja, y sigue percibiendo sus emolumentos como tal. Bosch cobra el salario de diputado –2.900 euros brutos–, las dietas de desplazamiento –1.800 euros brutos– y una retribución adicional como portavoz –algo más de 1.000 euros brutos– en la Comisión Constitucional, de la que tampoco ha dimitido. Fuentes cercanas a Bosch, aseguran en el Congreso, reconocen que sigue como diputado en activo y que está pendiente «de solventar unos trámites» para formalizar su dimisión. Sorprende esta afirmación a las fuentes consultadas en la Carrera de San Jerónimo porque «los trámites son tan sencillos como presentar una carta de dimisión y la declaración de bienes e intereses». Como diputado activo, Bosch continúa percibiendo las prestaciones pero sin asistir ni a su comisión ni a los plenos.

Publicidad

En el currículum que publica la web del Ayuntamiento de Barcelona, actualizado con fecha 23 de julio, Alfred Bosch afirma que dejó de ser jefe de filas de ERC en el Congreso ese mismo día, el 23. En ningún momento menciona en este currículum oficial que renunció al escaño. Bosch fue elegido concejal en las últimas municipales y ocupó su asiento en el Pleno de Barcelona como «concejal jefe» de ERC el 13 de junio. A partir de ese momento, Bosch pasó a percibir un salario de 92.600 euros. No consta en la web municipal que Bosch haya renunciado a este salario. No hay ninguna acotación especial. Tampoco consta en el Congreso que haya renunciado a sus emolumentos como diputado.

En la web municipal sí constan, en cambio, acotaciones en los concejales de Barcelona en Comú, incluida la alcaldesa Ada Colau, que cobra 2.200 euros netos, dedicando el resto de su retribución a donaciones sociales. También figuran acotaciones en los concejales de las CUP que solamente cobran 2,5 veces el salario mínimo, unos 1.600 euros mensuales. En el apartado dedicado a Alfred Bosch, no hay ninguna mención especial que especifique la renuncia al salario por coincidencia con sus retribuciones, también públicas, del Congreso.

Publicidad

Bosch es hoy concejal jefe desde el 13 de junio, percibiendo los emolumentos que aprobó el pleno municipal. A la vez, también percibe sus emolumentos como diputado en el Congreso aunque su asistencia es prácticamente inexistente desde el Debate sobre el Estado de la Nación. A fecha de hoy, Bosch puede estar solapando dos salarios públicos durante 92 días porque no ha renunciado a su salario como concejal –según la información de la web oficial del Ayuntamiento de Barcelona– y tampoco a su salario público en la Cámara Baja, según apuntan fuentes bien informadas.

En el Congreso se espera que Bosch mantenga su escaño hasta la convocatoria de elecciones. Dudan que dimita antes. El decreto está previsto para el 20 o el 27 de octubre, en función de la decisión de Mariano Rajoy de fijar el 13 o el 20 de diciembre como fecha electoral. Apenas queda un mes. Aunque estas mismas fuentes apuntan que al margen de esta cuestión «tendrá que optar por un sueldo u otro y devolver el dinero cobrado de más».

La Ley impide percibir dos salarios

La Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) permite compatibilizar la condición de diputado y concejal o alcalde al mismo tiempo, pero prohíbe expresamente –en su artículo 158– percibir por sus funciones dos sueldos públicos. Sin embargo, se permite que alcaldes, concejales y otros cargos locales cobren dietas, indemnizaciones, desplazamientos u otro tipo de gastos de representación. Salvo casos puntuales, en los que han renunciado al salario de diputado para cobrar el sueldo del cargo local, la mayoría percibe dietas, indemnizaciones, desplazamientos u otros gastos de representación. Por ello, Alfred Bosch estaría percibiendo de manera irregular las cuantías que recibe del Congreso.