La Ley D’Hont resucita el bipartidismo

Análisis / NC Report. El PP suma 14 escaños más frente a los 8 que pierde Ciudadanos y al estancamiento de Podemos

El PP ha logrado 14 escaños más que el pasado 20-D. Las provincias en donde ha conseguido nuevos escaños son La Coruña, Alicante, Almería, Badajoz, Lérida, Orense, Salamanca, Sevilla, Santa Cruz de Tenerife, Toledo, Valencia y Guadalajara, con un escaño, mientras que en Madrid la ganancia ha sido de 2 escaños.

El PSOE ha perdido 6 escaños, uno en cada una de las siguientes provincias: Alicante, Badajoz, Jaén, Lérida, Sevilla, Santa Cruz de Tenerife. Y ha ganado uno en Madrid, con lo que la pérdida neta es de 5.

Ciudadanos se ha desprendido de 8 diputados; uno en cada una de estas provincias; La Coruña, Albacete, Guadalajara, León, Madrid, Salamanca, Sevilla y Toledo.

Podemos y sus aliados igualan sus escaños. Ganan uno en las siguientes provincias: Albacete, Jaén, Sevilla y Vizcaya. Pierde uno en Almería, y Orense y dos en Madrid. El PNV pierde uno en Vizcaya.

El PP ha obtenido el 66,2% de sus escaños en provincias de 1 a 8 escaños y el 33,8% en provincias de 9 o más diputados. El PSOE tiene unos registros similares: el 65,9% de sus escaños corresponden a circunscripciones de 1 a 8 diputados y el 34,1% a provincias con 9 o más escaños. Los partidos nacionalistas también siguen un patrón parecido, el 62,5% obtienen escaños en provincias de 1 a 8 parlamentarios y el 37,5% en las de 9 o más.

Sin embargo, lo contrario sucede con Ciudadanos; tan solo el 37,5% de sus escaños proceden de provincias con 1 a 8 parlamentarios, mientras que el grueso de sus representantes tiene su origen el circunscripciones de 9 o más escaños. Podemos es otro caso particular, a mitad de camino de ambos modelos; el 54,2% los consigue en las de 1 a 8 escaños y el 45,8% en las de 9 o más.

Las elecciones generales engloban a 52 elecciones en otras tantas circunscripciones. El país no es distrito o circunscripción única, como sucede con las elecciones europeas, sino que se fragmenta en más de medio centenar de elecciones en las 50 provincias españolas y las dos ciudades autónomas. Esta Ley Orgánica, que regula las elecciones en España, establece la provincia como circunscripción electoral en las elecciones generales al Congreso de los Diputados. Cada una de las cincuenta provincias españolas, incluidas las tres insulares, cuenta con un mínimo de dos diputados, más las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla con uno cada una. El reparto territorial suma 102 escaños. El resto de los 248 diputados hasta completar la cantidad de 350 se distribuyen entre las cincuenta provincias de forma directamente proporcional a la población.

De este modo contamos con dos circunscripciones con sólo un escaño; Ceuta y Melilla, una de dos escaños; Soria. De 3 escaños contamos con 8 provincias: Ávila, Cuenca, Guadalajara, Huesca, Palencia, Segovia, Teruel y Zamora. Con 4 escaños hay 10 provincias; Álava, Albacete, Burgos, Cáceres, Lérida, León, La Rioja, Lugo, Orense y Salamanca. Dotadas con 5 escaños hay 7 provincias; Castellón, Ciudad Real, Huelva, Jaén, Navarra, Cantabria y Valladolid. Las que cuentan con 6 diputados son otras 7 circunscripciones: Almería, Badajoz, Córdoba, Gerona, Guipúzcoa, Tarragona y Toledo. Y con 7 escaños hay 4 provincias; Granada, Pontevedra, Santa Cruz de Tenerife y Zaragoza.

Estas 39 circunscripciones de 1 a 7 escaños suman 173 escaños, prácticamente la mitad del Congreso de los Diputados. Los restantes 177 escaños se concentran en tan sólo 13 circunscripciones. Cinco provincias tienen asignados 8 escaños cada una: Baleares, La Coruña, Asturias, Las Palmas y Vizcaya. Mientras que Cádiz cuenta con 9 diputados, Murcia con 10 y Málaga con 11. Alicante y Sevilla eligen a 12 diputados cada una. Valencia 16, Barcelona 31 y Madrid 36.