«Ernest & Celestine»: Unidos por la emoción

Director: Stéphane Aubier, Vincent Patar, Benjamin Renner. Guión: D. Pennac, basado en el libro de G. Vincent. Voces originales: Lambert Wilson, Pauline Brunner, Anne-Marie Loop. Francia, 2012. Duración: 80 minutos. Animación.

Vamos a contar un cuento. En concreto, el escrito por Gabrielle Vincent, la historia de una encantadora ratoncita y un sensible oso. Dos personajes solitarios e incomprendidos en sus respectivos mundos; el primero vive arriba y en él habitan los enormes mamíferos; el segundo, abajo, en las sofisticadas alcantarillas, donde moran los diminutos roedores. Da igual, sin embargo: ambas especies parecen seres humanos por el fanatismo, la intolerancia, los exagerados prejuicios que comparten y alimentan día tras día. Ernest, frustrado actor de teatro y músico, y Celestine, que no quiere ser dentista, sino pintar, están condenados a conocerse y reconocerse el uno en el otro. Un profundo cariño nacido de la comprensión anida en los corazones de ambos, dispuestos a todo para que ese hostil entorno los deje en paz de una vez. La hermosa película con guión de Daniel Pennac rebosa sensibilidad, ternura y poesía. Hay escenas maravillosas (realmente, la mayoría, desde la huida de la ciudad «enterrada» hasta los juicios paralelos de los protagonistas, la «chaplinesca» persecución de los gendarmes o las pesadillas que comparten) y un trazo de dibujo elegante, delicado, clásico, fruto de cuatro años largos de producción. Quién iba a decirnos que la historia de estas dos «rara avis» llegara a calar tan hondo, sea usted un niño o no.