El Congreso dejará en el diario de sesiones la alusión de Rufián al Rey y a Franco

El portavoz de ERC, hace seis días, insinuó una connivencia entre casa real y Vox

Las alusiones del portavoz de ERC, Gabriel Rufián, sobre el Rey y Franco que hizo la semana pasada en el pleno del Congreso seguirán en el diario de sesiones porque las decisiones de la Presidencia de la Cámara sobre la organización de los debates, en este caso a favor de la libertad de expresión, no se revisan.

Los grupos del PP y de Cs enviaron a la Mesa sendos escritos de queja por la manera en que la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, gestionó ese momento de la sesión de control al Gobierno del miércoles pasado. Los populares pidieron la retirada de las palabras de Rufián y Cs saber a qué criterio recurrió para permitirlas.

El portavoz de ERC, hace seis días, insinuó una connivencia entre casa real y Vox al afirmar que si bien el grupo de Santiago Abascal tiene en el Congreso 52 diputados, hay que añadir uno que “está en la Zarzuela”.

“He aquí lo dramático. A Felipe VI lo votó un español: Francisco Franco”, agregó el parlamentario de la formación independentista. Se levantó entonces un fuerte revuelo en el hemiciclo. El líder del PP, Pablo Casado, pidió que se llamara al orden a Rufián y que sus declaraciones se retirasen.

La presidenta de Cs, Inés Arrimadas, pidió la palabra para denunciar los hechos, pero Batet no le dejó, algo que la formación liberal critica en la queja dirigida a la Mesa de la Cámara. La presidenta del Congreso proclamó su defensa de la “libertad de expresión” y del uso de la palabra, por lo que rehusó llamadas al orden o apartar las afirmaciones de Rufián del diario de sesiones. Sí exigió “contención” a los diputados.

Como es preceptivo, los servicios jurídicos del Congreso han analizado las propuestas del PP y de Cs y han descartado que en la Mesa se pudieran tener en cuenta, ya que la decisión que adoptó Batet en el hemiciclo está amparada por el artículo 32 del reglamento. Revisar las decisiones de la presidenta “no procede”, argumentan. “El Presidente del Congreso ostenta la representación de la Cámara, asegura la buena marcha de los trabajos, dirige los debates, mantiene el orden de los mismos...”, dice ese precepto.

Aunque los escritos de queja de PP y de Cs no se han votado en la reunión de la Mesa de este martes, sí ha provocado un debate entre sus integrantes, han informado a Efe fuentes presenciales.

El vicepresidente primero, el diputado socialista Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, ha citado precedentes de alusiones contra instituciones del Estado muy altisonantes que las presidencias entonces no suprimieron del diario de sesiones. Eran presidentes del Congreso Jesús Posada y Ana Pastor, ambos del PP.

El secretario primero de la Mesa, Gerardo Pisarello, de Unidas Podemos, así como la segunda, Sofía Herranz, del PSOE, se han pronunciado en defensa de la presidenta.

Estos dos partidos representan la mayoría del órgano de gobierno del Congreso (seis integrantes de nueve).

EFE