Proponen que Tráfico de la Guardia Civil mantenga competencias en Navarra

La APROGC denuncia la política de hechos consumados que perjudica a los agentes

Control de la Guardia Civil entre Navarra y La Rioja-EFE/Raquel Manzanares
Control de la Guardia Civil entre Navarra y La Rioja-EFE/Raquel ManzanaresRAQUEL MANZANARESEFE

La cesión de las competencias de Tráfico que tiene la Guardia Civil a la Comunidad Foral de Navarra es uno de los “pagos” que el Gobierno socialista ha hecho a Eh Bildu y al PNV a cambio de su apoyo parlamentario, según mantienen diversas fuentes consultadas por LA RAZÓN. Ante lo que parece un hecho consumado, la Asociación Pro Guardia Civil (APROGC) propone que la Benemérita mantenga algunas de sus funciones, sobre todo las que conllevan la colaboración internacional con unidad similares, como la Gendarmería francesa, todo ello en el marco de la incertidumbre que reina entre los agentes de dicha Agrupación sobre su futuro inmediato.

“No podemos dejar de lado la evidente realidad de que la decisión de la transferencia de las competencias en materia de tráfico y la vigilancia de la seguridad vial, no obedece a cuestiones organizativas para la mejora del despliegue y de la eficiencia de la Guardia Civil”, subraya la APROGC al referirse a la decisión política adoptada.

“Por lo tanto, los guardias civiles y sus familias no deberían verse afectados por esta decisión (…) unos se verán obligados a abandonar el territorio donde viven; otros, la especialidad que eligieron para prestar su servicio; y otros, incluso, se verán abocados a abandonar la Guardia Civil”.

Esta asociación se ha dirigido a la dirección del Cuerpo para saber “qué soluciones se han contemplado o se están contemplando, para que los guardias civiles destinados en el Sector/Subsector de Tráfico de Navarra, no se vean afectados en sus intereses sociales, económicos y profesionales”.

A este respecto, sugieren la “posibilidad de que, aunque se transfiera la competencia de la vigilancia de la seguridad vial a la Policía Foral de Navarra en exclusiva, permanezca en dicha Comunidad una Unidad de la Agrupación de Tráfico, lo que permitiría continuar por lo menos a algunos de sus integrantes y no causarles el perjuicio que se augura, que a la vez cumpliría el objetivo de atender a los intereses del Estado”.

Entre estos, se citan las investigaciones llevadas a cabo, algunas de ámbito supracomunitario e internacional; la colaboración que realiza, también a nivel internacional, para poner en marcha campañas de vigilancia del tráfico a nivel comunitario; y la colaboración en materia de tráfico con el homólogo de la Gendarmería francesa; la vigilancia de las vías de interés nacional/internacional que atraviesan Navarra: autopistas, autovías y carreteras nacionales, que soportan un importante tráfico internacional de mercancías y viajeros.

Tras recordar la pérdida económica que supondría para los agentes dejar la Agrupación de Tráfico, preguntan también sobre “las fechas en las que todo el personal deba decidir sobre el futuro que le imponen y la solución individual más conveniente en cada situación para poder planificar muchos aspectos de la vida personal y familiar. ¿Qué calendario o previsión se maneja para que los guardias civiles afectados se vean obligados a tomar una decisión sobres su futuro inmediato?”