Interior acerca al País Vasco al etarra que ordenó el secuestro de Ortega Lara

También ha concedido beneficios al asesino del dirigente socialista Fernando Buesa

Ortega Lara, tras ser rescatado por la Guardia Civil
Ortega Lara, tras ser rescatado por la Guardia Civil

El cabecilla etarra que ordenó el secuestro del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara es uno de los beneficiados por el Ministerio del Interior con un acercamiento a cárceles próximas al País Vasco. Julián Achurra Egurola, va a pasar de la cárcel de Aranjuez a la de El Dueso, en Cantabria.

Este individuo fue condenado a 32 años de prisión por, entre otros delitos, ordenar y proporcionar el dinero y el material necesario para el citado secuestro.

Asimismo, fue senteciado a 46 años de prisión por dos atentados frustrados contra una casa cuartel de la Guardia Civil y un agente de la Guardia Civil, en julio y agosto de 1986, respectivamente; a 28 años por su participación en el asesinato del agente de policía Julio Sánchez Rodríguez, el 28 de octubre de 1986 en el barrio bilbaíno de San Adrián.

Los otros traslados acordados son los de Raúl Ángel Fuentes Villota. De Soto del Real a El Dueso. En 2015, el Tribunal Supremo confirmó la sentencia de la Audiencia Nacional que le condenaba a 50 años de cárcel por intentar colocar una bomba en el coche de un policía nacional en Baracaldo (Vizcaya) en 1991. Además, cumple condena por tenencia de explosivos y tenencia ilícita de armas.

Zigor Orbe Sevillano. Del Puerto de Santa María a la cárcel de Zaballa, en Álava. Fue condenado a 17 años de prisión por incendiar un autobús aprovechando las fiestas del barrio de San Miguel, en Basauri, para apoyar la huelga de hambre que estaban realizando los presos de ETA. El conductor del autobús, que estaba dentro, sufrió importantes quemaduras en las manos y en la cara.

Unai López de Ocariz López. De Daroca, en Zaragoza, también a Zaballa. Cumple una condena de 25 años por estragos, asociación ilícita y depósito de armas y municiones.

Diego Ugarte López de Arcaute. De Granada a la prisión de Mansilla de las Mulas, en León. Cumple una condena de 30 años por homicidio, atentado, asociación ilícita, tenencia de explosivos, depósito de armas y municiones, y falsificación de documento público. En 2005 fue condenado a 100 años y 9 meses de prisión por el asesinato del portavoz del PSOE en el Parlamento vasco Fernando Buesa y su escolta, Jorge Díez, cometido el 22 de febrero de 2000.

La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) señala en un comunicado que “lo que ya se ha convertido en una actividad rutinaria para el Ministerio del Interior, para las víctimas sigue siendo un auténtico dolor”.

“Hace unos días, las víctimas sufrimos un varapalo más de manos del que muchos consideran la cara amable de EH Bildu, Jon Iñarritu. Según sus propias palabras, habría que indultar a todos estos asesinos etarras. Ya no les vale, porque básicamente ya lo han conseguido, ni el acercamiento, ni la excarcelación de enfermos, ni las progresiones de grado, ni la derogación del Código Penal. Ahora, directamente, quieren el indulto. Y lo proclaman. Porque saben que pueden hacerlo. Y aquí no pasa absolutamente nada. Ni ningún miembro del Gobierno de España contesta a semejante barbaridad, y lo que es peor: nadie lanza ningún mensaje tranquilizador a las víctimas del terrorismo de que esto no va a suceder. Desde la AVT, aseguramos que haremos todo lo que esté en nuestra mano para que esto no suceda, y utilizaremos todas las herramientas legales posibles para no permitir que los asesinos pisen la calle sin haber cumplido íntegras sus condenas”.