El jefe del Frente Polisario dispone de contra vigilancias en el hospital de Logroño

El grupo saharahui da versiones contradictorias sobre si declarará o no ante la Audiencia Nacional

Hospital San Pedro, donde se encuentra internado Ghali REUTERS/Vincent West
Hospital San Pedro, donde se encuentra internado Ghali REUTERS/Vincent WestVINCENT WESTREUTERS

El jefe del Frente Polisario, Brahim Ghali, dispone desde hace días de un servicio de contra vigilancias en el hospital San Pedro de Logroño y. para ello, han sido destinados agentes a la Comisaría de esta ciudad, según han informado a LA RAZÓN fuentes policiales.

Este tipo de servicio no conlleva la vigilancia del paciente, que no sido autorizada por la Audiencia Nacional al considerar que no es necesaria para evitar el riesgo de fuga, sino que se trata de evitar posibles peligros sobre el jefe saharaui y la intrusión ce personas no autorizadas en su entorno. Asimismo, tener conocimiento de los posible movimientos de Ghali, que permanece hospitalizado, y las personas que le acompañan.

Es un trabajo policial de carácter discreto, que se suele establecer sobre personas, como este caso, cuya presencia ha cobrado una gran actualidad y que son objeto de controversia por diversos asuntos.

Por otra parte, desde el Frente Polisario se han ofrecido en las últimas horas dos versiones sobre si Ghali se avendrá a prestar declaración, probablemente por vía telemática, ante la Audiencia Nacional el próximo 1 de junio. Su número dos lo negó con rotundidad, pero fuentes del grupo saharaui, que citan las agencias de noticias, dicen ahora lo contrario y que lo hará por respeto a la Justicia española.

La difusión de la noticia sobre la negativa a declarar y la posible vuelta a Argelia había causado extrañeza y malestar en determinados ámbitos en los que se recordaba que el jefe polisario está en España por “razones humanitarias”, lo que ha generado un grave conflicto diplomático con Marruecos, y que un desaire a la Justicia española no se entendería en las actuales circunstancias. Se entiende que tras la primera negativa, se ha producido una reflexión en el seno del grupo y se ha optado por la comparecencia, en l que, además, podrá defenderse de las graves acusaciones que se le formulan.