Detenidos tres jóvenes como presuntos autores de la muerte de Samuel

Entre ellos, los dos autores materiales. Son amigos entre ellos pero no conocían de nada a la víctima

Thumbnail

Los agentes de Homicidios de la Brigada Provincial de Policía Judicial de A Coruña han detenido a tres jóvenes por el homicidio de Samuel Luiz, el chico de 24 años que murió la madrugada del sábado en A Coruña tras recibir una paliza mortal. Se trata de tres jóvenes españoles de entre 20 y 25 años sin aparente relación con el mundo delincuencial aunque podrían tener algún antecedente policial.

► Lea aquí toda la información sobre el crimen de Samuel

Los dos autores materiales

Los arrestos se produjeron por la mañana y a primera hora de la tarde en los domicilios particulares de los jóvenes. Se trata de dos chicos y una chica de 20, 23 y 25 años. Dos de ellos, según fuentes policiales, son los agresores principales de Samuel aunque a los tres les imputan un delito de homicidio. Será la titular del Juzgado de Instrucción número 8 de A Coruña, que se encontraba en funciones de guardia de detenidos la madrugada del sábado, cuando se produjeron los hechos quien determine las imputaciones iniciales. Los agentes tienen previsto practicar más arrestos durante los próximos días, si bien dos de los tres detenidos de ayer serían los principales autores de la muerte de Samuel.

Mismo círculo de amigos

Los agresores forman parte del mismo grupo de amigos y no conocían de nada a Samuel, lo que resultará determinante para probar si hubo o no una agravante de odio por homofobia. Para los investigadores ha sido determinante las cámaras de videovigilancia instaladas en varios puntos del recorrido por donde transcurrió la agresión, donde se aprecia cómo Samuel recorrió casi 200 metros tapándose de los golpes hasta que cayó en el suelo a la altura del número 2 de la avenida Buenos Aires. Ya inconsciente en el suelo, los violentos continuaron propinándole patadas en la cabeza y los costados. Los técnicos de Emergencias lograron recuperarle el pulso pero Samuel murió de camino al hospital. Según la autopsia practicada en el Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga) la causa de la muerte sería un traumatismo craneoencefálico severo si bien el cuerpo también presentaba politraumatismos.

Muchos testigos

Además de las cámaras instaladas en la ciudad por el Ayuntamiento y por comercios privados, los agentes también han logrado ver imágenes captadas por teléfonos móviles de personas que estuvieron en el lugar de los hechos. En este sentido ha sido muy importante las declaraciones de los testigos, no solo para situar a los autores y ayudar con la identificación de imágenes poco nítidas por la distancia desde donde están captadas, sino también para determinar el móvil de la agresión. Si bien los amigos del a víctima insisten en que le pegaron por su condición sexual podría haber otros testigos (había mucha gente en el lugar de los hechos) que no corroborarían esta versión.

“Se lo debemos a la familia”

Ésta ha sido solo una primera fase de detenciones por el homicidio de «Sam», como le llamaban algunos amigos, pero se esperan nuevas detenciones durante los próximos días. El delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, agradeció ayer la labor que está desarrollando la Brigada de Policía Judicial y apeló a la «prudencia y responsabilidad» en la resolución del caso porque, según recordó, la investigación sigue abierta y bajo secreto de sumario por orden del juzgado. «Se lo debemos a nuestra sociedad y se lo debemos sobre todo a la familia de Samuel».

Tras intentar tomar declaración a los detenidos en sede policial (probablemente sus abogados les aconsejen que no declaren al encontrarse la causa secreta) los agentes pasarán a disposición judicial a los encartados. Si la juez aprecia riesgo de fuga, de destrucción de pruebas o reiteración delictiva, por la gravedad del delito, podría enviar a alguno de ellos a prisión preventiva.

Acreditar el papel de cada uno

Los agentes se afanan ahora en trabajar un atestado policial lo más completo posible para acreditar ante el juez el papel de cada uno en la agresión. Según aseguraron fuentes policiales a este diario, habría dos autores principales en el homicidio, detenidos en esta primera fase. El resto podrían ser coautores o cooperadores necesarios.

Así, los investigadores han pasado las últimas horas delimitando bien el papel de cada uno de los implicados. Esto lo están logrando por las cámaras de seguridad instaladas a lo largo del recorrido que hizo Samuel tratando de zafarse de sus agresores mientras se tapaba y también gracias a los testimonios de testigos presenciales del lugar, que han sido muchos ya que la calle estaba atestada de gente y muchos jóvenes estuvieron presentes durante la agresión, no solo las amigas de la víctima.

Delito de odio

Los investigadores insisten en la dificultad de imputar un delito de odio ya que será complicado probar que los autores conocían la condición sexual del joven coruñés y que la agresión se inició por ese motivo: el “odio” a este colectivo.