El PSC quiere incluir a Iceta en la mesa de diálogo con la Generalitat

Pedro Sánchez planea encumbrar a Salvador Illa al frente de los socialistas catalanes

Miquel Iceta y Salvador Illa tras las elecciones catalanas celebradas el pasado febrero
Miquel Iceta y Salvador Illa tras las elecciones catalanas celebradas el pasado febrero FOTO: Toni Albir EFE

El presidente del Gobierno, apuntan fuentes de Moncloa, quiere que el PSC acelere el proceso congresual para relevar a Miquel Iceta por Salvador Illa al frente del partido. Estas mismas fuentes aseguran que las relaciones entre el presidente y secretario general del PSOE con el PSC son excelentes, que su sugerencia será aceptada y que se producirá el cambio que ya estuvo sobre la mesa cuando el 30 de diciembre de 2020 Iceta dio un paso al lado para designar por sorpresa un candidato del PSC para las autonómicas que tenía mejores perspectivas en los sondeos: Illa.

Illa ganó las elecciones pero el independentismo hizo valer su mayoría absoluta y el PSC ha quedado en tierra de nadie en el nuevo escenario post electoral con Pere Aragonés al frente. Los socialistas catalanes no influyen en la política diaria que oscila desde el Palau de la Generalitat al Palacio de la Moncloa.

La prueba del algodón, el nulo papel del PSC en la remodelación del Gobierno. Sánchez envió a Iceta a Cultura y solo se lo dijo minutos antes de hacerlo público. La llamada del presidente al líder del PSC se realizó a las 10:20 horas del 10 de julio. Illa no tuvo mejor suerte y se enteró de los cambios online. La designación de Raquel Sánchez como ministra de Transportes la conocieron a última hora: de hecho, la exalcaldesa de Gavà sabía de su nombramiento una semana antes y no se lo comunicó ni a Iceta ni a Illa. Un dirigente histórico del PSC lo resume así: «Ni en tiempos de Felipe González el PSC habia quedado fuera de la cocina de los cambios». Esta vez sí.

Las relaciones entre el PSC y Pedro Sánchez cambiaron desde hace un mes. Miquel Iceta dejó claro su malestar en la toma de posesión. Es más, algunas fuentes socialistas cuentan que ese malestar ha ido en aumento en las últimas semanas «porque Iceta ha pedido reformar la estructura de Cultura dotándola de una secretaria de Estado. Le han dicho que no».

Esa tensión fue evidente a finales de julio, tras el viaje del presidente a Galicia, donde estuvo acompañado por Iceta y la ministra Montero. «El tono de la discusión entre Montero que negaba esta posibilidad e Iceta fue agrio ante el silencio del presidente». Fuentes del PSC dicen que Iceta aceptó el «trágala» de la degradación ministerial porque arrancó a Sánchez el compromiso de estar presente en la Mesa de Diálogo que se reunirá en la tercera semana de septiembre. Compromiso que se pone en duda ahora desde Moncloa alegando que Iceta no es plato de gusto para los interlocutores independentistas.

De momento, en el PSC guardan silencio. Sobre la sugerencia de Pedro Sánchez de acelerar el congreso la respuesta es poco sutil: «Nada decidido». Y no está nada decidido porque un debate de fondo se está produciendo en el PSC en torno a la próxima cita electoral: las municipales de 2023 en la ciudad de Barcelona.

El PSC barcelonés de Jaume Collboni no despega en las encuestas. Se ha encasillado en tercera posición tras los virtuales ganadores de ERC y los Comunes. Ambos partidos no ocultan su sintonía y pocos descartan un posible pacto que hiciera alcalde a Ernest Maragall con los Comunes –sin Colau ya– en el Gobierno. La gestión de Colau cosecha muchas críticas y Collboni no aglutina este voto en contra. «Hay oposición a Colau pero no nos desmarcamos con contudencia. Jaume es el Gobierno de Colau y no aglutina lo suficiente», apuntan voces socialiastas, por lo que el debate crece. ¿Debe Illa ser el candidato por Barcelona?

Fuentes oficiales del partido, y el propio Illa, descartan tal posibilidad pero el debate existe. Con Collboni el PSC no gobernará, no atraerá votantes de Ciudadanos, Manuel Valls o PP, y no aspirará ni a la segunda plaza. Un cambio de candidato puede ser un revulsivo bien visto por buena parte de la sociedad civil barcelonesa y por cuadros del partido, lo que añade complejidad al congreso socialista.

Las elecciones municipales de mayo de 2023, por lo que los cambios deberán realizarse en el ultimo trimestre. Algunos alcaldes que no repetirán ya están preparando los relevos, como es el caso de Antonio Poveda de Sant Joan Despí, ahora senador, que será sustituido por Belén García. Barcelona no ha movido pieza, pero lo que empezó como un rumor está cogiendo fuerza y más voces apoyan un cambio de candidato y miran a Illa.

Ahora, el todavía secretario de organización del PSC tiene la palabra. «En Barcelona tiene papel, en Cataluñaa en esta legislatura no, porque el PSC tendrá menos protagonismo porque ese protagonismo lo tendrá Sánchez, no el PSC», razonan fuentes socialistas.