El PSOE da el primer paso para despenalizar las injurias al Rey

Los socialistas se habían mostrado críticos en un principio pero han decidido apoyar a ERC y Bildu para suprimir las penas de cárcel a quienes dañen la imagen de la Monarquía

Giro sin precedentes, si se compara la última decisión del PSOE con el discurso que viene manteniendo en los últimos días de proteger la actual institución monárquica presidida por el Rey Felipe VI. Los socialistas permiten en el Senado que con sus votos se tomase en consideración la proposición de ley de ERC y Bildu para despenalizar las injurias a la Corona y los ultrajes a España.

Con el aval del grupo socialista, la iniciativa supera el trámite y pasará al Congreso de los Diputados para su debate. Ya en junio del año pasado, Unidas Podemos logró con la complicidad del PSOE y sus aliados que se aprobara la reforma del Código Penal que implica libertad de expresión sin comisión de delito para quien injurie o calumnie al Rey o a la Familia Real, así como ofenda a España, a sus comunidades o a sus símbolos o emblemas.

Hasta el final de debate la proposición de los republicanos estuvo a punto de decaer. Y es que los socialistas, que se mostraron muy críticos en su discurso, apuntaban a un voto en contra. Sin embargo, el grupo mayoritario en Moncloa rectificó y avaló despenalizar delitos que hasta ahora rigen en el Código Penal como la quema de banderas. En contra se posicionó el PP, Ciudadanos y Vox. Desde el PSOE vieron por la mañana «ventajista» la propuesta de sus socios. «El propósito de ERC es traer al Senado el debate sobre la legitimidad de la monarquía en el sistema constitucional, un debate ventajista, porque aprovecha este momento». Horas después, votaron a favor con sus aliados.

Según la proposición de ley registrada por los separatistas, si el Congreso de los Diputados lo avala, se eliminarán tres artículos del Código Penal relacionados con las injurias y ofensas a la Familia Real y a España. Concretamente ERC y Bildu exigen que se suprima el apartado tercero del artículo 490 del citado código, que es el que protege al Rey, la Reina, sus ascendientes y descendientes de calumnias e injurias. Quienes las cometan, en la actualidad, son castigados con la pena de prisión de seis meses a dos años –si la calumnia o injuria es grave– y con la de multa de seis a doce meses si no lo son. También piden la supresión del artículo 491, que prevé multas de hasta veinte meses y hasta 24 en el caso de que se use la imagen del Rey, su esposa la Reina, o de su familia para «dañar el prestigio de la Corona». Por último, la afrenta independentista también busca eliminar las ofensas o ultrajes a España, a sus comunidades autónomas, símbolos o emblemas. Este escenario está castigado con la pena de multa de siete a doce meses, según el artículo 543.

Un debate que se produce en el mismo día que el ministro de Presidencia Félix Bolaños defendió la Monarquía y recalcaba que su Gobierno trabajaba de la mano con Zarzuela para hacer de la Casa Real una «monarquía ejemplar». La ofensiva de los republicanos llega, además, solo 48 horas después de que el Rey Juan Carlos abandonara España tras su primera visita después de dos años en Abu Dabi. Ante esta situación, Moncloa ha seguido con recelo los acontecimientos y han pasado de la neutralidad a endurecer su tono contra el padre del Rey al considerar que «no ha cumplido» su promesa relacionada con la privacidad en sus visitas.