Sánchez anuncia su candidatura a presidir la Internacional Socialista

Aspira a relevar al griego Papandreu en el congreso que se celebrará en Madrid en noviembre

Pedro Sánchez sigue cultivando su perfil internacional, el ámbito en el que más cómodo se siente y que le permite proyectar una imagen de liderazgo que se le niega en la escena nacional. El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno ha anunciado hoy su intención de presentar su candidatura a liderar la Internacional Socialista. Lo ha hecho este jueves en la reunión del Presídium que la organización ha celebrado en Nueva York. “No podría haber causa más alta ni más querida para los que nos sentamos aquí. Por eso, será un privilegio contar con el empuje de todas y todos vosotros para llevarla a cabo”, ha aseverado Pedro Sánchez.

El líder del PSOE ha propuesto que la Internacional Socialista considere reformas internas y aspira a modernizar la organización y a conseguir nuevos objetivos en materia de igualdad, cambio climático, economía justa y defensa de la democracia. “Aspiro a aportar mi experiencia para iniciar un nuevo tiempo en esta organización” y a continuar con el legado de “mi amigo Yorgos Papandreu (…) y líderes como Willy Brandt, Pierre Mauroy o el actual secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres”. Precisamente, el próximo mes de noviembre se celebra en Madrid el congreso de la Internacional Socialista en el que se certificará el relevo del griego.

“La socialdemocracia es la única alternativa viable tanto al individualismo del orden neoliberal como al retorno de los extremismos”, ha defendido Sánchez, para quien ambos fenómenos “van de la mano”. La respuesta conservadora a la última crisis provocó una ola de desigualdad, que a su vez hizo aumentar la desconfianza en las instituciones, señalan los socialistas en un comunicado, en el que apuntan que ese contexto de desmantelamiento del Estado del bienestar “fue el caldo de cultivo para la aparición de unas corrientes extremistas a las que ahora los liberales se alían como única opción de supervivencia”.

En este sentido, el secretario general del Partido Socialista portugués y primer ministro de Portugal, Antonio Costa, ha respaldado las propuestas defendidas por Pedro Sánchez como el refuerzo necesario de esta organización y la necesidad de afrontar los desafíos actuales a los que se enfrentan los partidos progresistas que la componen.

Frente a esta unión conservadora, Sánchez ha catalogado a las ideas socialdemócratas como “las responsables de las mayores cotas de progreso y bienestar alcanzadas en las sociedades contemporáneas”. En su discurso en Nueva York, el líder de los socialistas españoles ha asegurado tener una “fe inquebrantable en la vigencia de los principios de la socialdemocracia”. Un ideario que ha propuesto actualizar a los retos modernos. El presidente del Gobierno ha llamado a “dar la batalla por la democracia, los derechos y las libertades civiles con más fuerza que nunca”. La cadena de crisis ha provocado que principios que creíamos plenamente consolidados estén en riesgo de involución, ha reflexionado Sánchez.