Vara también claudica y anuncia una bajada “histórica” de tasas y precios públicos en Extremadura

El presidente extremeño asegura que esta rebaja no afectará a los servicios esenciales

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha anunciado este jueves que la próxima semana propondrá al PP, en la negociación de los presupuestos regionales para 2023, la mayor bajada de la historia de las tasas y precios públicos para aliviar la carga de las familias.

En concreto, ha detallado que el próximo año se pagaría un 25% menos por pasar la inspección técnica de vehículos (ITV) y se reducirían un 50 % las tasas de comedores escolares y aulas matinales, las de las licencias de caza y pesca, y la de la tarjeta de transporte subvencionada, entre otras, y que en otras muchas se llegaría al 100%.

En contestación a una pregunta del PP, en la sesión plenaria de la Asamblea de Extremadura, Fernández Vara ha asegurado que la rebaja no afectará a los servicios esenciales porque no toca los impuestos que los financian. Así se lo planteará al PP en el marco de la negociación de los Presupuestos de la Comunidad para 2023, con el objetivo de “aliviar la carga económica y las obligaciones de la ciudadanía”, frente a las “trampas” que el PP busca, que “pretende que la gente se desentienda de la obligación de mantener los servicios públicos esenciales”.

Vara se queda solo

La presidenta del Grupo Parlamentario Popular, Cristina Teniente, ha señalado que el presidente de la Junta “ha reconocido en numerosas ocasiones que Extremadura es la región que más esfuerzo fiscal hace, teniendo la renta más baja”, a lo que se une que “la inflación en la región está disparada”, que ha provocado que la Junta “haya recaudado 90 millones de euros más hasta julio”, ha dicho.

“Esto no puede ser”, ha advertido Cristina Teniente, quien ha reafirmado que “hoy no puede acabar este pleno” sin que Fernández Vara “rectifique y asuma el compromiso de que va a aliviar la carga fiscal de los extremeños”, algo que “tiene que hacer, no le queda otro camino”, debido “no solo a que se está quedando solo, sino que los extremeños lo necesitan”.

Así, la presidenta del Grupo Popular ha descartado que la Junta de Extremadura no tenga recursos, ya que el presupuesto de la comunidad para 2023 contempla 700 millones de euros en ingresos, tras lo que ha aseverado que los extremeños “no quieren insultos ni confrontación”, sino que quieren que el presidente de la Junta “resuelva sus problemas”.

Según ha reafirmado Teniente, “esto no va de ideologías ni de bajarle los impuestos a los ricos”, sino que “va de proteger a las familias extremeñas, cada día más asfixiadas”, para las que “la inflación no puede ser un castigo extra”.

EFE