Actualidad

Albiol pide a Ciudadanos y PSC un pacto para ir «todos a una» contra la ruptura

El candidato del PP a la Generalitat propone un acuerdo con cinco pruntos para ir «todos a una» contra la «ruptura de Cataluña del resto de España».

Publicidad

El candidato del PP a la Generalitat, Xavier García Albiol, ha anunciado hoy que pedirá a los candidatos del PSC y Ciudadanos un acuerdo con cinco propuestas para ir "todos a una"contra la "ruptura de Cataluña del resto de España", y garantizar que nadie va a iniciar el proceso hacia la independencia.

En un desayuno informativo en Madrid en el que ha sido presentado por el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, Albiol ha explicado que el jueves enviará una carta a ambos con esta propuesta con la que pretende al menos un "acuerdo de mínimos"para que estos tres partidos trabajen juntos a partir del día 28 de septiembre, una vez celebradas las elecciones.

Y ha pedido a todos ser "generosos"y aparcar los intereses partidistas, porque en un momento histórico como el actual hay que dejar a un lado dudas o "situaciones de incomodidad" para que estos tres partidos defiendan a los hombres y mujeres de Cataluña "que se sienten catalanes y españoles".

Antes de lanzar esta petición, Albiol ha tenido no obstante reproches tanto para Pedro Sánchez y para el PSC como para el líder de Ciudadanos, Albert Rivera.

Publicidad

Ha instado a los socialistas a que se dejen de "ambigüedades"y de estar en la "equidistancia"o "en tierra de nadie"respecto a cual es su modelo y su proyecto para Cataluña, mientras que mientras que ha vuelto a reprochar a Rivera que haya hecho "las maletas"y haya dejado la política catalana en este momento crucial.

En cualquier caso, el candidato de los populares ha explicado en qué consistirá su propuesta de acuerdo, con cinco puntos que empiezan con el compromiso de los tres partidos de garantizar que "nadie"va a iniciar desde el Parlament el "proceso de ruptura".

Publicidad

La propuesta incluye defender un modelo de financiación basado en la solidaridad y en la corresponsabilidad fiscal y ayudar a eliminar o bloquear las "estructuras de Estado"que ha creado la Generalitat en los últimos.

También propone reconocer la pluralidad social, económica y cultural catalana desde el "gran proyecto"de España y apostar por el crecimiento económico y social catalán dentro de dicho proyecto.

En su discurso, Xavier García Albiol ha asegurado que aspira a ser "el puente"que una a la sociedad catalana con el resto de España, así como el "referente no independentista"en el nuevo Parlament que salga de las elecciones del 27 de septiembre. Y se ha comprometido a hacer "política con mayúsculas".

En este sentido, frente a quienes dicen que hay un "choque de trenes"entre Gobierno y Generalitat, ha apuntado que lo que hay es "un tren que va por su vía y otro que ha decidido saltarse las reglas y cambiar de vía provocando un serio problema para todos".

Por eso, ha considerado "imprescindible"que Cataluña cuente con "nuevos interlocutores"que sean "capaces de sentarse frente al Gobierno de España"para negociar, discrepar o discutir "sin pretender romperlo absolutamente todo"y "sin dedicarse a dar patadas en la espinilla por debajo de la mesa".

"Cataluña es mi tierra y España es mi país". Con esta frase ha querido Albiol explicar el sentir de "miles de hombres y mujeres"que representan a esa Cataluña hasta hace poco "silenciosa", incluso "invisible"para algunos y que defienden seguir siendo catalanes y españoles.

Publicidad

Albiol ha incidido por otra parte en los argumentos económicos en contra de la independencia, y ha subrayado cómo numerosos dirigentes europeos han dejado claro que la salida de Cataluña de España supondría su salida de la UE.

Un mensaje que se le ha transmitido al presidente catalán, Artur Mas, "en alemán inglés italiano y francés", pero "sigue sin entender que su actitud significa poner en riesgo un mercado potencial de 500 millones de clientes"europeos, ha lamentado.

Además ha advertido de que son muchos los emprendedores y empresarios que le han trasladado su preocupación.

Si Cataluña saliera de la UE, ha continuado, las empresas de la comunidad dejarían de ser competitivas, y se ha preguntado qué empresas se instalarían allí cuando tendrían que exportar más caro o pasar trámites mucho más complicados al no formar parte de la Unión.