Análisis. PP y PSOE conservan hasta el 80% del voto

Las elecciones europeas del 26-M consolidan a los dos primeros partidos nacionales, PP y PSOE. Ambos sumaron el 49,1% en las anteriores elecciones al Parlamento Europeo de 2014 y suman ahora el 49,4%.

La capacidad de resistencia de ambos partidos queda demostrada al mantenerse en cabeza y a aglutinar a prácticamente la mitad del voto emitido, se basa en la elevada fidelización de sus votantes. El 80,6% de los votantes populares de 2014 volvió a votar al PP el domingo, así como el 87,1% del electorado socialista repitió su voto por el PSOE.

Estos elevados porcentajes de lealtad no se registran entre los otros partidos. Es el caso de los votantes de Coalición Europea, integrada en 2014 por PNV, Coalición Canaria, Compromiso por Galicia y CiU. El 77,5% de los que entonces votaron a esta candidatura han optado por alguna de las dos listas en las que se ha dividido: Por una Europa Solidaria y Lliures per Europa. La primera formada hoy por tres de los cuatros anteriores socios, al separarse de ellos los actuales herederos de CiU, y a los que se ha unido el balear PI. Con respecto a la segunda lista, la de Puigdemont, aglutina a los restos de la antigua CiU (PDeCat/JxCat).

Pero aún es menor el porcentaje de voto que conserva la primera de todas las candidaturas independentistas, que ha sumado el 5,2% del voto europeo, la que se ha presentado bajo la marca Ahora Repúblicas, que aglutina a ERC, EH Bildu y BNG. Retiene el 65,4% del voto que recibieron las dos candidaturas con las que se presentaron en 2014, la de ERC en solitario y la de las otras dos bajo la denominación Los Pueblos Deciden.

Ciudadanos, pese a haber conseguido el 12,7% del voto europeo y quedar como la tercera fuerza política nacional, ha mantenido el 60,4% de sus votantes, desprendiéndose del 39,6% de sus anteriores electores.

Pero hay candidaturas que ni siquiera consiguen el 50% de fidelidad de su electorado; se trata de Unidas Podemos, que ha mantenido leal únicamente al 48,8% de los que le votaron en 2014 y Compromiso por Europa, que guarda tan solo el 34,8%. Esta confluencia integra actualmente a Compromís y Chunta Aragonesista, junto con Mareas, Més, Nueva Canarias y Coalición por Melilla, y en la anterior cita electoral europea concurrió bajo el nombre de Primavera Europea, coalición formada por Compromís, Chunta Aragonesista y Equo.

El movimiento migratorio electoral de mayor entidad que ha tenido lugar este domingo ha sido la transferencia de 894.000 votantes desde las filas de UP al PSOE. Lo que significa que el 31,6% del electorado morado en 2014 se ha pasado ahora al PSOE.

Le sigue el trasvase de voto popular a Vox y Ciudadanos. El primero recibe 329.000 votantes del PP y el segundo otros 215.000. Lo que representa el 8,0% y el 5,2%, respectivamente, del voto de los populares.

El voto de los nuevos electores, tanto por ser ahora ya mayores de edad, o porque se abstuvieron en las anteriores elecciones al Parlamento Europeo, se ha concentrado fundamentalmente en los cinco grandes partidos nacionales, que han recibido el 76,3% del voto emitido por este colectivo. En primer lugar se encuentra el PSOE, que ha sido el destino del 28,5% de estos votantes; le sigue Ciudadanos, que capta el 19,6%. Tercero es el PP con el 10,6%. A continuación se sitúan Unidas Podemos y Vox, que reciben el 8,9% y 8,7%, respectivamente.

En cuanto a la abstención, se ha reducido en 1,2 puntos con relación a las anteriores europeas. Pasando en estos cinco años del 36,9% al 35,7%.

La candidatura más afectada por la abstención ha sido la Unidas Podemos, puesto que ha perdido por este concepto el 9,2% de sus votantes. Le siguen de cerca la antigua Primavera Europea (la actual Compromiso por Europa) y Ciudadanos, con el 8,9% y 8,5%. A continuación se halla Vox, con el 7,7% y la Coalición Europea (ahora Por una Europa Solidaria), con un 6,5% de bajas por la abstención. En sexta posición se encuentra el PP, con el 6,1%. Los que menos votantes ceden son PSOE, con el 5,6% y ERC, con EH Bildu y BNG, con el 5,2%.