Congelación del diálogo entre Moncloa y los separatistas

El Gobierno, cercado por la presión interna y de la calle, paraliza las negociaciones con la Generalitat. Tras asumir las exigencias soberanistas, Moncloa certifica su fracaso por la insistencia del Govern en el referéndum