Política

Boris Johnson: «Ni un pelo de mono del Peñón será abandonado»

El «National Day» de Gibraltar ofrece una oportunidad de oro para que el ardor partriótico de los llanitos se exprese en todo su esplendor y lo cierto es que la incendiada retórica que el líder Fabián Picardo gasta a lo largo del año redobla su intensidad cuando llega el aniversario del cuestionable referéndum de 1967 en el que los gibraltareños votaron a favor de seguir siendo británicos. Sin embargo el ministro principal tuvo ayer un serio competidor en cuanto a excesos verbales se refiere: el primer ministro Boris Johnson afirmó desde el 10 de Downing Street que «ni una pulgada de roca, ni una rebanada de calentita, ni un pelo de la cabeza de un macaco de Berbería jamás serán abandonados sin el consentimiento expreso de este pueblo que llama a Gibraltar su hogar». Además, el líder del gobierno de Su Majestad aprovechó la «oportunidad perfecta para reiterar nuestro apoyo total e implacable al lugar que ocupa Gibraltar dentro de esa familia [de naciones británicas]».

Publicidad

«Nuestra tierra sagrada»

Aunque lo cierto es que Picardo no le fue a la zaga en su discurso ayer en Gibraltar. Buscar expresiones altisonantes en sus palabras es pescar en un barril pero una de ellas llega incluso a inquietar por lo mesiánico del tono: «Esta es nuestra roca. Nuestros muertos yacen aquí. Nuestros hijos han nacido aquí. Esta es nuestra tierra sagrada». En otro momento el ministro principal anunció que su administración va a costear una campaña de publicidad en los taxis de Londres durante los días en los que se consume el Brexit.