C’s paga sus campañas con las subvenciones de los ayuntamientos

Obliga a sus concejales a devolver créditos del partido con las asignaciones que reciben para gastos de sus grupos municipales

Extracto del documento que deben firmar los futuros ediles

Obliga a los concejales a firmar una declaración por la que la asignación al grupo municipal se debe destinar a pagar créditos del partido

Ciudadanos utiliza las subvenciones que los ayuntamientos españoles pagan cada año a sus grupos de concejales para financiar las campañas del partido, aunque en teoría esos fondos son para gastos de funcionamiento de los representantes municipales en cada ciudad y siempre dentro del ámbito institucional, no para otras cuestiones internas como mítines y propaganda del partido.

Tal y como adelantó ayer LA RAZÓN, C’s obliga a todos concejales en ciudades de más de 50.000 habitantes a que ingresen la asignación del ayuntamiento que reciben para sus gastos como grupo municipal directamente en una sucursal bancaria de Madrid, cuyas cuentas son sólo para recaudar estos ingresos, que controlan y gestionan dos cargos internos a nivel nacional: el vicesecretario general y número dos del partido, José Manuel Villegas, y el secretario de Finanzas, Carlos Cuadrado, que son quienes deciden después cuándo y cuánto devuelven a los municipios a través de otras cuentas sólo de gastos en las que cada grupo de concejales debe señalar previamente la cantidad que necesita cada mes. El resto se queda en esa surcusal 0446 de la capital –situada junta al Círculo de Bellas Artes de la céntrica calle Alcalá– y a plena disposición del partido, aunque sea un dinero que supuestamente deben gestionar y gastar los representantes de cada ayuntamiento.

Como avanzó ayer este periódico, así se especifica en el protocolo interno por el que este partido da instrucciones a sus concejales de las medianas y grandes ciudades para que en sus respectivos ayuntamientos pidan que les ingresen las subvenciones municipales sólo en este banco y en esta sucursal en concreto, donde por tanto se centralizan todas las asignaciones económicas que reciben los concejales de Ciudadanos en los consistorios con más de 50.000 habitantes, que son los que conceden más ayudas de este tipo.

Aunque se trata de un dinero que pagan los vecinos de cada ciudad única y exclusivamente para los gastos de sus concejales en su labor municipal, la Carta Ética y de Financiación que Ciudadanos obliga a firmar a todos sus candidatos locales antes de las elecciones les conmina a «dedicar los ingresos que se pudieran obtener para los grupos parlamentarios o municipales al pago de los créditos que el partido hubiera podido contraer para hacer frente a los gastos de sus respectivas campañas electorales». Es decir, C’s financia campañas del partido con dinero de los ayuntamientos no para este fin, sino para gastos ordinarios de sus grupos de concejales, tales como fotocopias, desplazamientos, consultorías legales sobre asuntos locales, folletos informativos del grupo municipal o alquiler de equipos para el despacho del ayuntamiento.

Además, después de las elecciones municipales del pasado mes de mayo, C’s envió un escrito a todos sus representantes en las capitales y grandes ciudades de España para que «por unanimidad» aceptaran «facultar al partido Ciudadanos para que sea éste, a través de las personas que seguidamente se relacionan como apoderadas, a la apertura de una cuenta bancaria en su nombre al objeto de poder disponer de los fondos de la manera que se estime oportuna para el desenvolvimiento de la actividad que le es propia», por ejemplo, para pagar las «respectivas campañas electorales». Para la subvención de cada ayuntamiento, el partido impone cuatro apoderados: dos representantes locales y dos cargos internos y nacionales, José Manuel Villegas y Carlos Cuadrado.

Este escrito es en realidad un formulario anexo al protocolo que Ciudadanos envió a sus concejales en julio del año pasado, a los pocos días de entrar en los ayuntamientos, para que ingresen en esa sucursal centralizada todas las asignaciones que empezaron a recibir desde entonces.

Esto puede provocar que, si un grupo municipal ingresa en esas cuentas controladas por Villegas toda la subvención anual y luego gasta menos de lo que recibe de su ayuntamiento, el resto permanezca a disposición del partido para campañas electorales. El problema es que, al justificar los gastos con cargo a esa subvención al final de cada ejercicio, estos grupos de concejales se pueden encontrar con que la Intervención de su ayuntamiento sólo les acepte los gastos que efectivamente sean del y como grupo municipal, no otros a nivel de partido o nacional, en cuyo caso sus concejales podrían tener problemas para justificar todo el importe.

De hecho, algunos portavoces locales ya se han quejado de esta situación peculiar ante sus respectivos superiores cuando, a finales del año pasado, muchas de estas cuentas de ingresos fueron utilizadas por la dirección nacional coincidiendo con los meses previos a la campaña de las elecciones generales del 20 de diciembre. Ya entonces varios equipos de concejales en ayuntamientos importantes de todo el país llevaban casi medio año ingresando sus subvenciones municipales en esas cuentas centralizadas de su partido, que gracias a ello dispuso de una importante cantidad de dinero, por adelantado y procedente de los propios ayuntamientos, para financiar su campaña de los comicios generales.

La carta que tienen que firmar todos los candidatos locales de C’s y cuyo punto quinto les obliga a dedicar las asignaciones de sus ayuntamientos para gastos del grupo municipal a pagar créditos del partido para las campañas.

El documento que, una vez ya constituidos, los grupos municipales de C’s deben firmar «por unanimidad» aceptando que el partido abra una cuenta «en su nombre» para ingresar esa subvención municipal y disponer de ella «de la manera que se estime oportuna para el desenvolvimiento [sic] de la actividad que le es propia». Y les imponen como apoderados a dos cargos de la dirección nacional: el vicesecretario general y el responsable de Finanzas.

Fuentes de la dirección nacional de C’s aseguraron ayer a LA RAZÓN que las normas para controlar y centralizar las cuentas de sus grupos de concejales en toda España en realidad están concebidas así «para evitar situaciones como las que han ocurrido en el PP de Valencia», en alusión a las supuestas irregularidades que han trascendido durante las últimas semanas en el grupo popular de la capital valenciana. Sin embargo, C’s no se interesa tanto por sus concejales en ciudades con menos de 50.000 habitantes, como algunas capitales de provincia, en las que no obliga a sus ediles a poner estas mismas subvenciones bajo el control de la dirección nacional, entre otras cosas porque en esos ayuntamientos las asignaciones son muy escasas e incluso inexistentes.