Campaña electoral a costa de la ausencia de Morenés

La Comisión de Defensa se reúne para pedir explicaciones al ministro pese a que éste ya había avisado de que no iba a comparecer

José María Barreda en la Comisión de Defensa
José María Barreda en la Comisión de Defensa

La Comisión de Defensa se reúne para pedir explicaciones al ministro pese a que éste ya había avisado de que no iba a comparecer

Desde hacía varios días ya se sabía que Pedro Morenés no iba a comparecer ayer en la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados. Escenificaba así la postura del Gobierno en funciones de no someterse al control de la Cámara y, pese a conocerse con antelación, ayer continuaba formando parte de la agenda de la Cámara Baja, como una solicitud de comparecencia del ministro de Defensa en funciones –apoyada por la mayoría de la Mesa– para «informar sobre los asuntos tratados y los acuerdos adoptados en la reunión de Ministros de Defensa de la OTAN celebrada los días 10 y 11 de febrero en Bruselas y, en particular, sobre la nueva operación naval en el Egeo contra las mafias que trafican con refugiados». Pero Morenés no acudió y dejó la silla vacía y el resto de formaciones cargaron contra él, amenazando incluso con su reprobación.

Según comentó el presidente de la Comisión de Defensa, el socialista José María Barreda, Morenés le había comunicado que no acudiría, por lo que se dará cuenta de lo sucedido a la Mesa del Congreso para que tome las medidas que considere oportunas, informa Ep. Al respecto, el portavoz de Defensa del Grupo Socialista, Germán Rodríguez, dijo que se trataba de «un mal día para la democracia» porque el Gobierno en funciones «se quiere situar fuera de ningún control» y en una situación «de rebeldía». «El Gobierno ha faltado al respeto a los ciudadanos y a los que trabajamos en la Cámara. Con esta imagen de hoy, la de la silla vacía, el Gobierno del PP está abriendo un conflicto sin precedentes entre instituciones. Pero es un merecido epitafio para un Gobierno que no ha respetado ni al Parlamento ni a los ciudadanos». Ante esta situación, el PSOE impulsará en el Pleno del Congreso una iniciativa para denunciar al Gobierno ante el Tribunal Constitucional por declararse «en rebeldía» y no someterse al control de la Cámara. Esta medida contará con el respaldo de Ciudadanos, cuyo portavoz de Defensa, Miguel Gutiérrez, señaló ayer que su partido defiende que se llegue «más allá», hasta el punto de demandar –por vía penal– a los miembros del Ejecutivo que se nieguen a comparecer ante el Congreso. «No nos dejan otro camino», señaló antes de participar en la Comisión, en la que defendió que el Gobierno realiza «maniobras políticas y oscurantismo» para esconderse en un rincón. «Nosotros seguiremos convocándolos», reafirmó.

Por su parte, la diputada de Podemos, Tania Sánchez, puso el acento en que el país tiene un Gobierno en funciones «absolutamente descontrolado», cuya incomparecencia obedece a una «decisión política» y «partidista». La portavoz de Defensa de la formación morada consideró que ese control «no se puede suspender», y menos tras una reunión de la OTAN en la que se tomaron «decisiones tan importantes».

Sin embargo, el Ejecutivo de Mariano Rajoy mantiene que no tiene que rendir cuentas ante la nueva Cámara, ya que se encuentra en funciones y fue elegido por el anterior Parlamento. Tal y como confirman tanto desde el Gobierno como desde el Ministerio de Defensa, «no hay obligación de someterse al control. En todo caso, se puede informar a los diputados, pero no obligar a comparecer». Desde el Partido Popular critican, sobre todo, que con estas acusaciones sólo «se busque sacar partido» a esta situación de inestabilidad política. Y, añaden, en el caso de esa «nueva misión en el Mar Egeo», que lo más importante «no es una misión nueva». Se trata de una Agrupación Naval de la OTAN –la SNMG-1–, que existe desde antes de la crisis, que la Alianza ha decidido movilizar a la zona del mar Egeo y que aún no está en marcha. Si bien es cierto que nuestro país ya había comprometido la participación de buques antes de esta situación por las rotaciones que le corresponden, «en la actualidad no hay ningún barco español allí».