Camps niega la financiación en «B»: «Jamás lo habría permitido»

Asegura al juez que Costa no le advirtió de la facturación a empresarios de actos del partido. “Nadie se ha enriquecido nunca jamás en mi Gobierno ni en mi partido”, recalcó al juez

Asegura al juez que Costa no le advirtió de la facturación a empresarios de actos del partido. “Nadie se ha enriquecido nunca jamás en mi Gobierno ni en mi partido”, recalcó al juez

El ex presidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps negó ayer que el PP financiase con dinero negro las campañas electorales de 2007 y 2008 a través de facturas falsas a empresarios, tal y como aseguró el que fuera secretario general del PP valenciano, Ricardo Costa. Si éste señaló a Camps como el impulsor, junto al ex presidente de las Cortes Valencianas Juan Cotino, de esa financiación en «B», Camps invirtió las tornas y apuntó a Costa como el encargado de supervisar los temas económicos en la formación y, por tanto, la contabilidad de las campañas.

En su declaración como testigo en el juicio a la rama valenciana de la «trama Gürtel», el ex president también desmintió que Costa le advirtiese a finales de 2006 o principios de 2007 de supuestas irregularidades en la financiación del partido en la región. «Jamás habría permitido algo así», aseguró. Igualmente, dijo no tener conocimiento de la reunión referida por Costa al juez en la que habría trasladado en la sede de Génova al entonces gerente Luis Bárcenas su preocupación por el sistema de financiación del partido en la región. «Si esa conversación se hubiese producido –explicó– alguien habría subido al despacho del presidente o del secretario general y me hubieran llamado para decirme: “Paco ¿qué está pasando con el partido en Valencia que ha venido tu secretario general a contarnos esto?”». «Nadie de Madrid me llamó».

«Jamás en mi vida –enfatizó– he mantenido reuniones con empresarios» (para trasladarles la conveniencia de facturarles actos electorales del partido). Y se mostró sorprendido por el hecho de que todos los empresarios procesados, el propio Costa y el líder de la «trama Gürtel», Francisco Correa, hayan admitido en el juicio la existencia de esa supuesta financiación irregular. «¿Cómo es posible –se preguntó– que todo el mundo diga lo contrario ante un juez del Tribunal Superior de Justicia de Valencia y luego cambien su versión al llegar a juicio. Me parece muy fuerte». «Yo siempre les he escuchado decir lo mismo: “Eso no es verdad”». «Nadie se ha enriquecido nunca jamás en mi Gobierno ni en mi partido», hizo hincapié.

Camps recordó que cuando se publicaron las primeras informaciones sobre las supuestas ilegalidades en la financiación del partido, llamó a Costa. «No sólo no me dio cuenta de ninguna irregularidad, sino que cuando le llamé y le dije: “¿Qué es lo que está pasando?”, me tranquilizó. «No te preocupes, presidente. Esto está todo perfectamente ordenado. Son falsedades”». «Durante nueve años, me ha dicho que todo estaba bien», enfatizó.

Distancias con «El Bigotes»

No sólo con Costa. Camps también marcó distancias con Álvaro Pérez «El Bigotes», el hombre de confianza de Correa en Valencia, con el que admitió estar «enfadadísimo por el follón que ha organizado». Del ex responsable de Orange Market, el ex presidente de la Generalitat aseguró que lo conocía desde 2002 porque «colaboraba con actos del partido». Negó que fuera el yerno de José María Aznar, Alejandro Agag, quien se lo presentó y recordó que coincidió con él por primera vez en 2002 en un acto del partido en Alicante, donde se encargaba de la organización del evento por decisión, dijo, del entonces presidente del partido en la región, Eduardo Zaplana.