CiU y ERC replican al PSC que habrá consulta en 2014

Tardá promete tener fecha y pregunta antes del 15 de diciembre. Ortega no descarta ampliar la partida para el referéndum

La Razón
La RazónLa Razón

El diputado de ERC en el Congreso, Joan Tardà, ha apuntado hoy la posibilidad de que el Parlamento catalán acuerde una fecha y la pregunta para una consulta soberanista antes del próximo 15 de diciembre.

Sacar pecho a Pere Navarro le sirvió para recibir contrarréplicas desde todos los sectores catalanistas. De CiU, de ERC, del Govern, incluso, del sector catalanista de su propio partido.

El primer secretario del PSC se mostro bélico, sobre todo, con Esquerra, con quien se disputa a parte del pastel electoral de izquierdas. Acusó a los republicanos de formar un tripartito antisocial junto a CDC y Unió, de haber vendido las becas comedor y las ayudas a los dependientes a cambio de tener una pregunta y una fecha para la consulta, hasta emplazó a los republicanos a «ir pensando en sacar la "E"d'Esquerra en las siglas de su partido porque está virando hacia la derecha». Pero a Esquerra no le dolió que criticaran por su falta de progresismo. Le fastidió que Navarro ponga en duda que no haya consulta en 2014. El diputado de ERC en el Congreso, Joan Tardà, ratificó que tal y como está previsto en el pacto de legislatura que acordaron Artur Mas y Oriol Junqueras, antes del 15 de diciembre habrá fecha, pregunta y marco legal para celebrar la consulta en 2014. Estará todo listo, como reza el pacto entre Esquerra y CiU.

Lo mismo vino a decir la vicepresidenta de la Generalitat, Joana Ortega, previa bronca a Navarro por decir que «no habrá consulta en 2014». La vicepresidenta reafirmó el compromiso del Govern de celebrar la consulta en 2014 para decidir el futuro de Cataluña. Ortega replicó al dirigente socialista que respete las decisiones que se aprueban con una amplia mayoría en el Parlament. Como representante del gobierno catalán se comprometió a cumplir la resolución parlamentaria. Y para demostrar que va en serio, recordó que en los presupuestos de su departamento para 2014 hay una partida presupuestaria para celebrar la consulta. La partida es de 15 millones de euros, pero Ortega dijo que podría ampliarse. El Govern deberá comprar urnas, puesto que casi todas las que se utilizan en los comicios autonómicos son propiedad del Estado, aunque Cataluña posee alrededor de unas 200 que utiliza para elecciones sindicales y que ha cedido a entidades cuando así se lo han solicitado.

El propósito del Govern es con estos 15 millones sufragar el coste de la compra de urnas –en las pasadas elecciones se utilizaron más de 8.000 y también el proceso electoral propiamente dicho. Otro de los objetivos de la conselleria es que para garantizar la participación la votación dure una semana: habría un día con los colegios electorales tradicionales y en el resto de jornadas se podría votar electrónicamente. Y si Ortega vela por que se celebre la consulta, la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, avisó al gobierno catalán de que el PP no permitirá la celebración de una consulta soberanista. Que hará todo lo posible para evitar un referéndum que pretende dividir a Cataluña del resto de España. Sánchez-Camacho cerró el círculo de las críticas a los socialistas. Reprochó a Rubalcaba que no tenga una postura clara sobre la consulta soberanista que pretende celebrar Mas en 2014, quiera o no el Gobierno.