Condenan a un policía local y a un abogado que alertaron a una banda de narcos

La Audiencia ha condenado a dos años de cárcel a un policía municipal y a una multa a un abogado porque alertaron de la investigación judicial a los miembros de una banda de narcotraficantes.

La Audiencia Nacional ha condenado a dos años de cárcel a un policía municipal y a una multa a un abogado porque alertaron de la investigación judicial a los miembros de una banda de narcotraficantes, sobre quienes han recaído penas de hasta 13 años de cárcel por introducir 600 kilos de cocaína en España en 2010.

Los trece sentenciados fueron detenidos en el marco de la "operación Caleta", que culminó con el decomiso de alrededor de 600 kilos de cocaína, cuyo valor en el mercado ascendería a cerca de 60 millones de euros, en dos operaciones realizadas en diciembre de 2010 y mayo de 2011.

Entre los condenados hay un abogado -sentenciado a una multa- que alertó a los miembros de la organización de la investigación judicial que se seguía contra ellos, así como un policía municipal, condenado a 2 años de cárcel, que les avisaba de las vigilancias a las que se les sometía.

La operación comenzó el 20 de diciembre de 2010, cuando una llamada a la Policía de Parla alertó de un posible robo, que llevó a los agentes municipales hasta una nave de un polígono industrial donde hallaron una bolsa con 500 kilos de cocaína.

En este operativo fueron detenidos tres miembros del grupo y decomisados varios coches con dobles fondos o "caletas"para transportar la droga.

Según investigaciones previas que se llevaban en la Audiencia Nacional, formaban parte de una banda criminal liderada por ciudadanos colombianos que introducían la droga ayudados por españoles, quienes se encargaban de facilitares pisos, coches y personal.

De hecho, el abogado de uno de ellos usó su condición de letrado para interesarse por la tramitación de las diligencias secretas que se habían abierto en el Juzgado de Instrucción 1 de Parla a raíz del alijo de la nave industrial.

El abogado, que ha sido sentenciado a 15 meses de multa por revelación de actuaciones procesales aunque absuelto del delito de tráfico de drogas, consiguió averiguar que otro de los miembros de la trama había sido localizado en Valencia y le sugirió que se deshiciera de su móvil.

Otro de los miembros de la organización también se valió de un agente de la policía municipal, quien le alertaba de las vigilancias policiales, hechos por los que la Audiencia le ha condenado a 2 años de cárcel como encubridor de un delito de drogas.

Los dos jefes de la organización, colombianos, han sido sentenciados a 13 años de cárcel cada uno y sobre sus otros nueve miembros pesan penas de entre 11 y 2 años de prisión.

La "operación Caleta"fue considerad como el mayor alijo incautado en Madrid en 2010. Para encontrar un caso similar hay que remontarse a febrero de 2009, cuando se decomisaron 600 kilos en la "operación Ciclón"que se saldó con el arresto de tres futbolistas, los cuales serán precisamente juzgados mañana por la Audiencia Nacional.