El consejero Vila critica el llamamiento de la ANC a boicotear los bancos

La brecha entre miembros del PDeCat se está haciendo cada día más visible

“Poner en riesgo la economía es siempre un autogol”, ha escrito en su cuenta de Twitter el Consejero de Empresa, Santi Vila. Marta Pascal (PDeCat) le ha respondido inmediatamente.

El Consejero de Empresa de la Generalitat, Santi Vila, ha criticado en su cuenta de Twitter abiertamente que se “tensione a los bancos” o se llame al “boicot comercial” de empresas, en clara alusión a la llamada de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Ómnium Cultural a retirar dinero en efectivo hoy, viernes, de los cinco principales bancos (laCaixa, BBVA, Santander, Bankia y Sabadell). «No lo olvides, es tu dinero», recalcan los independentistas en su llamamiento. El límite para pagar en efectivo está fijado en 3.000 euros. Tras esta maniobra parece estar además la intención de colapsar las entidades financieras en una jornada de gran afluencia de público. Según ha podido saber LA RAZÓN, en el caso de Caixabank su nivel de liquidez le permite afrontar el boicot sin mayores problemas, algo que también podrían hacer sin más problemas el resto de entidades bancarias.

Para Vila, “poner en riesgo la economía es siempre un autogol”. Vila es uno de los tres consejeros del Govern, junto a Mertixell Borrás y Carles Mundó, que han amenazado a Puigdemont con dimitir si impusiera la declaración de independencia por decreto.

Marta Pascal, coordinadora general del PDeCat ha respondido a Vila, apoyando la iniciativa de ANC y Òmnium: “queremos construir un país de gente libre. Queremos hacerlo en libertad, respetándonos todos. Con su dinero, que cada quién haga lo que quiera”.

Ayer les contábamos cómo el director de Vilaweb, Vicent Partal, manifestó en un acto convocado por la Asamblea Nacional Catalana (ANC), que la fuga de empresas de Cataluña le supone “una gran alegría”. Partal va más allá, afirma que “cuanto más empresas se marchen mejor” e incluso dice que “no se ha notado nada” tras la marcha de éstas.

En los últimos días son ya más de 800 las empresas que han abandonado Cataluña, entre ellas empresas señeras de la región como La Caixa, La Bruja de Oro, Freixenet o Planeta.