Diputados, diputadas y diputades

Compromís acusa a Podemos de copiar su propuesta. PP y Ciudadanos son los únicos partidos que se oponen a eliminar «de los diputados» del nombre oficial del Congreso

La Razón
La RazónLa Razón

Compromís acusa a Podemos de copiar su propuesta. PP y Ciudadanos son los únicos partidos que se oponen a eliminar «de los diputados» del nombre oficial del Congreso

Compromís, Podemos y demás confluencias registraron ayer en el Congreso de los Diputados una proposición no de ley para celebrar el día internacional de la Mujer en la que piden eliminar del frontispicio de la Cámara la palabra «diputados» lo que consideran que es un avance más hacia la igualdad de géneros una medida que consideran «simbólica». «No tenemos Ayuntamiento de los concejales ni Senado de los senadores», consideraron. Según indicaron la palabra «diputados» excluye no solo a las mujeres diputadas sino que también deja fuera a las que representan.

Todos los grupos parlamentarios, salvo el PP y Ciudadanos, se mostraron ayer partidarios del cambio de nombre por una fórmula neutra con el propósito de que la nomenclaura de la Cámara Baja «se adapte a la realidad social y sea más inclusiva». «El objetivo es incluir a las mujeres en una institución como el Congreso», subrayó Marta Sorlí, portavoz de Compromís.

Podemos pretende con esta propuesta que el Congreso elabore un «libro de estilo para que la comunicación dentro de la Cámara responda a criterios de lenguaje inclusivo». Podemos llegó incluso a citar, erróneamente, a George Orwell: «El lenguaje construye el pensamiento». Sin embargo el novelista británico hablaba así en sentido negativo y peyorativo en su novela «1984», donde una dictadura de corte socialista mantenía esclavizados a buena parte de la población mundial. Y la cita no es «el lenguaje construye el pensamiento» sino: «Pero si el pensamiento corrompe el lenguaje, también el lenguaje corrompe el pensamiento».

Esta medida también la apoya el PSOE. Su portavoz en el Congreso, Antonio Hernando, consideró que era «un buen día para plantear este debate», al tiempo que reafirmó el compromiso de los socialistas contra «el lenguaje sexista y las expresiones sexistas». «Merece la pena considerar la medida en un día como hoy». Del mismo modo, el portavoz del PNV en el Congreso de los Diputados, Aitor Esteban, dijo que «no me parece mal», «no pasaría nada» si la Constitución se tiene que reformar para incluir en su articulado la nueva denominación de la Cámara Baja. Mientras para el diputado de ERC, Joan Tarda es la medida es «un acierto, un gran acierto. Parece mentira que antes nadie hubiera caído en ello».

Por su parte, la vicepresidenta primera del Congreso de los Diputados, Celia Villalobos, valoró el cambio de nombre como «una tontería» y reclamó «cambiar las cosas serias» que afectan a las mujeres. Asimismo recordó que el Congreso de los Diputados «se llama así desde hace siglos» y asegurar que «hay que cambiar las cosas serias que a las mujeres nos afectan». «La igualdad de la mujer no anda por ahí», dijo.

El profesor de derecho constitucional Ramón Peralta aseguró a este periódico que no sería necesario cambiar el nombre de Congreso de los Diputados en la Constitución, aunque éste se recoja como tal. En el caso de que quisieran modificarlo para que constara el nuevo nombre, de salir adelante la iniciativa presentada por Compromís y Podemos, se trataría de una reforma «no agravada», ya que no afecta a derechos fundamentales y tendría que tendría que contar con el apoyo de tres quintos de la Cámara al igual que se hizo en su día con el artículo 135 que incorporó el techo de déficit.