Dos detenidos y cinco agentes lesionados tras la marcha del 3-M de Vitoria

Los bomberos apagan un contenedor volcado e incendiado durante los incidentes
Los bomberos apagan un contenedor volcado e incendiado durante los incidentes

Dos personas han sido detenidas y cinco agentes de la Ertzaintza han sufrido lesiones en los incidentes registrados esta noche en Vitoria tras una manifestación en memoria de los cinco trabajadores que murieron por disparos de la Policía hace 39 años en la ciudad.

Según han informado a Efe fuentes del Departamento vasco de Seguridad, los altercados han comenzado hacia las 20.45 horas cuando varios manifestantes han empezado a arrojar objetos contra las furgonetas de la Ertzaintza que acompañaban la marcha anual del 3 de Marzo (3-M).

Los agentes han utilizado material antidisturbios y varias personas han cruzado contenedores ardiendo en las calles Pintorería, San Francisco y Cuchillería.

Los enfrentamientos han continuado y los manifestantes han lanzado piedras, botellas y tornillos contra los ertzainas, cinco de los cuales han sufrido lesiones, aunque no ha sido necesario su traslado a centros sanitarios.

Los alborotadores han quemado también un cajero automático en la calle Cuchillería del casco viejo y dos personas han sido detenidas acusadas de atentado a los agentes.

Estos incidentes han tenido lugar después de que cientos de personas participaran en la manifestación anual en homenaje a los cinco fallecidos el 3 de marzo de 1976 en Vitoria a consecuencia de los disparos de la Policía, que disolvió una asamblea de trabajadores reunidos en una iglesia del barrio de Zaramaga.

La marcha ha comenzado a las 19.30 horas en la Plaza del 3 de Marzo, tras una ofrenda floral, y ha concluido en la plaza de la Virgen Blanca, muy cerca del casco viejo, donde se han registrado los altercados.

La manifestación ha sido convocada por la Asociación de Víctimas del 3 de Marzo, que hoy mismo ha registrado una iniciativa en el Parlamento Europeo para ser reconocidas como víctimas del terrorismo, y ha contado con el apoyo de los sindicatos ELA, LAB, ESK y STEE-EILAS. EFE