El asaltante de la casa de Bárcenas estuvo detenido por estafa en Argentina

Enrique Oliveras García, tras ser detenido
Enrique Oliveras García, tras ser detenido

El «falso cura» que ayer asaltó la casa de Luis Bárcenas cuenta con un historial merecedor de más de una confesión. De acuerdo con las fuentes policiales consultadas por este periódico, Enrique Oliveras García tiene antecedentes antiguos, así como alguna reseña en Argentina por estafa, ir indocumentado y proporcionar a los agentes nacionalidades falsas.

En concreto, según informaba el diario argentino «La Nación» en 2002, fue detenido por estafar a más de 50 personas en la provincia de Salta, la misma en la que el ex tesorero del PP Luis Sanchís tiene su finca «La Moraleja».

Él y dos ciudadanos argentinos publicaron un anuncio que rezaba «Se buscan hombres y mujeres para trabajo de campo en España. Pasaje pago por la empresa» y, alegando que debían darles entre 100 y 150 pesos para realizar los trámites necesarios, consiguieron engañar a muchos interesados. Cuando lo detuvieron, Oliveras tenía pasaporte de México y «con visitas a Miami, Nicaragua, Colombia y Bolivia», según recogía el periódico.

Por otro lado, el «Diario de Castilla-La Mancha» recordaba ayer que el detenido por asaltar la vivienda de Bárcenas les mandó una carta a finales de 2011 en la que criticaba la gestión de la presidenta de la comunidad, la popular María Dolores de Cospedal. En la misiva, reproducida por el propio diario, aseguraba que había votado al PP y que estaba decepcionado con los recortes. «Creímos en usted y su partido, pero nos mintieron y a los más necesitados de esta comunidad nos ha quitado el suplemento semestral de 356,69 euros (1,95 euros al día). Los discapacitados tenemos que vivir con 11,21 euros al día», señalaba, justo después de revelar que tenía un grado de discapacidad del 66 por ciento desde 2007.

Por otra parte, la Policía Nacional interrogará este jueves al hombre detenido ayer por asaltar la casa del extesorero del PP, Luis Bárcenas, y encañonar a su mujer, hijo y a la asistenta, según han informado fuentes policiales.

El hombre, Enrique Olivares García, de 64 años, ha dormido esta noche en los calabozos de la comisaría de Moratalaz y pasará previsiblemente mañana viernes a disposición de los Juzgados de Plaza de Castilla.

En sus primeras declaraciones a los agentes que le detuvieron señaló que venía de Cuenca para "solucionar los problemas que sufre España".

El arrestado entró en la casa de la familia Bárcenas, situada en la calle Príncipe de Vergara, disfrazado de sacerdote, en torno a las 16.30 horas. Convenció a la asistenta afirmando que venía de Instituciones Penitenciarios para hablarles de la salud del preso.

Entonces, sacó una pistola (muy antigua y con munición de fogueo) y encañonó con ella a los presentes: la esposa de Bárcenas, Rosalía Iglesias, su hijo Guillermo y la asistenta. El hombre les pidió insistentemente los 'pendrives' y los informes con la supuesta contabilidad B del PP durante sus años de tesorero.

El secuestrador estuvo en la casa alrededor de una hora sin conseguir dichos documentos. En un momento de descuido, la asistenta pudo desatarse, arrebató la pistola al desconocido y bajó a una cafetería para pedir ayuda. El hijo también logró zafarse de las bridas, se enfrentó al asaltante y le redujo.

Hasta el lugar llegó poco después una cercana patrulla de la Policía Municipal, avisada por una vecina que había oído gritos en la casa, que inmediatamente detuvieron al hombre y le trasladaron la comisaría de la Policía Nacional en Moratalaz.

El arrestado cuenta con antecedentes penales de los finales de la década de los 60 y los 70 por tenencia de drogas y robo con fuerza. Los investigadores creen que se trata de un desequilibrado, que no está en posesión de sus facultades mentales, si bien la Policía está investigando las causas del asalto.