El Defensor del Pueblo catalán pide a los políticos solucionar la malnutrición infantil

El Síndic de Greuges (Defensor del Pueblo) de Cataluña, Rafael Ribó, no sólo se ha reafirmado hoy en su informe sobre la malnutrición infantil, sino que ha reclamado a los parlamentarios catalanes que reformulen, "con serenidad", las políticas públicas para combatir esta problemática, que "es lo que espera la gente".

Ribó ha intervenido hoy, a petición de CiU y ERC, ante la Diputación permanente del Parlament de Cataluña, donde ha pedido a los representantes políticos que "elaboren soluciones"a la malnutrición infantil, un fenómeno agudizado por la crisis económica y que el Síndic ha mencionado en varios informes en los últimos seis años, ha indicado.

El informe sobre la Malnutrición Infantil en Cataluña del Síndic de Gregues, presentado a principios de este mes de agosto y según el cual unos 50.000 niños en Cataluña tienen privaciones alimentarias, ha provocado reacciones diversas e incluso el rechazo del conseller de Salud de la Generalitat, Boi Ruiz, que aseguró recientemente que "los niños de Cataluña no pasan hambre".

Ribó ha recordado hoy que su informe se basa en datos oficiales del Instituto de Estadística de Cataluña, de la propia conselleria de Salud y de las entidades sociales, "que están en la trinchera"y que viven esta problemática a diario.

Ha indicado también que el Instituto Catalán de Salud contabilizaba en junio de 2013 un total de 751 menores de 16 años en Cataluña que padecían desnutrición, un grado mayor que la malnutrición, unos casos que son "suficientes"para que el Síndic haya optado por entrar "a fondo"en este tema.

"Esto es un tema de país y evidenciarlo no es un ataque al país", ha argumentado Ribó en su intervención en la cámara catalana.

El único grupo que se ha mostrado claramente en desacuerdo con el informe del Síndic ha sido CiU, que ha desplazado al Parlament a sus 'primeros espadas' Jordi Turull y Oriol Pujol y cuya defensa de la acción de gobierno ha recaído en la diputada Meritxell Borràs, que ha negado la malnutrición y la desnutrición infantil en Cataluña.

La diputada ha argumentado que el Síndic ya alertó sobre la pobreza en mayo de 2010, "en momento de abundancia"y cuando CiU no gobernaba, y que en aquel momento "no se supo dar respuesta"a esta problemática.

Ha asegurado que CiU no niega la realidad, pero que el informe "confunde riesgo con realidad y es diferente", y ha añadido que "hay que dar respuesta a la realidad de la pobreza y ver cómo afecta a los niños".

Borràs ha dicho que el informe del Síndic mezcla los conceptos de malnutrición y desnutrición y ha recordado que la Sociedad Catalana de Pediatría y otros médicos han desmentido carencias alimentarias en los niños de Cataluña.

También ha atribuido a Ribó un supuesto afán de adelantarse al informe de la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, sobre la pobreza infantil, y le ha reprochado que haya creado alarma.

En tono conciliador, Ribó ha respondido que lo que reclama su informe es que los políticos repasen y unifiquen los criterios con los que se otorgan las ayudas de becas de comedor escolar a través de los consejos comarcales y que se varíen los requisitos para acceder a la Renta Mínima de Inserción (PIRMI), para adaptarlos a la situación actual.

El resto de grupos parlamentarios, excepto ERC, han afeado que no hayan comparecido ante la Diputación Permanente del Parlament los consellers de Salud, Educación y Bienestar Social.