El exjuez Santiago Vidal recula y se desdice de todo: «En los mítines sólo hice valoraciones elucubrativas»

El exjuez también admite que "cometió un error"al decir que la Generalitat contaba con 400 millones de euros para el referéndum

El exjuez y exsenador de ERC Santiago Vidal se desdijo en su declaración ante el titular del Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, José Antonio Ramírez Sunyer, de sus manifestaciones de hechas un año atrás acerca de que el Govern obtuvo de forma ilegal los datos fiscales de los catalanes para crear una Hacienda propia.

De acuerdo con los audios de su declaración judicial, a los que ha tenido acceso Europa Press, Vidal reconoce que cometió un error durante su participación en la conferencia al hablar "en presente de indicativo en vez de futuro condicional"y por ese motivo presentó su dimisión voluntaria como senador, el 31 de enero de 2017.

También alegó ante el juez que un mítin político no es como una declaración judicial "donde hay que ser muy cuidadoso", por lo que en sus conferencias dijo cosas que no sabe si son ciertas porque hizo "valoraciones elucubrativas"que eran "simplemente especulativas".

Así consta en el vídeo de la declaración que Vidal prestó como imputado el pasado martes ante el titular del juzgado de instrucción número 13 de Barcelona, que abrió una investigación en febrero de 2017 sobre los preparativos del 1-O a raíz de las conferencias en las que el exsenador republicano aseguró que el Govern tenía una partida oculta de 400 millones para el referéndum y las estructuras de Estado.

"Un mítin político no es una declaración judicial, donde hay que ser muy cuidadoso y medir las palabras exactas. Hay un margen de libertad de expresión por parte del representante político que se dirige a los simpatizantes", alegó Vidal ante el juez, en relación a sus afirmaciones en las conferencias a puerta cerrada convocadas por ERC, que efectuó entre octubre de 2016 y enero de 2017.

Apuntó que se limitó a trasladar a los simpatizantes independentistas que asistían a sus charlas una situación que era "simplemente especulativa, de debate de ideas, de probabilidades de futuro"de las que no tenía información contrastada.

Vidal, que solo ha respondido a las preguntas de su letrada, se ha referido así a las declaraciones que motivaron una querella del partido político Vox y la apertura de diligencias por parte del titular del Juzgado 13 en febrero de 2017 que han derivado en una investigación contra exaltos cargos del Govern por los preparativos del referéndum y la deriva soberanista.

"Yo presenté mi dimisión porque fui consciente de que mis manifestaciones (que no había contrastado y no puedo decir de ninguna de las maneras que sean ciertas), excedían el ámbito de mis competencias y de lo que podía decir", ha dicho y ha añadido que en aquel momento lo único que había sobre la mesa era un debate de ideas sobre cómo convendría construir un nuevo Estado.

También negó ante el magistrado que fuese cierto que el Govern hubiese elaborado un trabajo de campo para elaborar una lista con los 300 jueces -de los 800 que hay actualmente- que se quedarían en Cataluña porque compartían el proceso independentista.

"Este trabajo de campo no existe. Fue una valoración elucubrativa o estimativa de lo que yo pensaba personalmente que podría ser el pensamiento ideológico de la plantilla judicial que estaba trabajando en Cataluña. Una evaluación personal, genérica, de naturaleza estimativa, especulativa, sin ninguna finalidad más que esto", apuntó.

Al ser preguntado por las declaraciones que hizo la partida camuflada de 400 millones, Vidal afirmó que lo dijo para "transmitir"a los militantes que, en una hipotética independencia, el Govern tendría "capacidad económica suficiente"para poner en marcha "las hipotéticas estructuras de Estado".

"Cometí el error de dar por cierta una cifra específica, cuando sólo tenía conocimiento que, como todo Estado que se construye de nuevo, si quiere tener recursos debe tener una Hacienda propia. Quiero matizar que la cifra en concreto la saqué de la publicación de diversos medios de comunicación", indicó.

Vidal, que en su día fue apartado de la carrera judicial por redactar un borrador de Constitución de una eventual Cataluña independiente, sostuvo que con sus afirmaciones relativas a un eventual ejército catalán se limitó a trasladar a los asistentes en sus mítines políticos "la sensación de que lo que se decía en el borrador de una hipotética futura Constitución catalana se podría traducir a la práctica".

Además, aseguró que "no se corresponden con la realidad"las manifestaciones que hizo sobre que un gobierno extranjero no europeo estaba formando a los mossos en "tácticas de contraespionaje y que se iba a realizar una investigación interna para identificar a "agentes del CNI infiltrados en el cuerpo de Mossos d'Esquadra".

No obstante, matizó que como exprofesor de la escuela de los Mossos d'Equadra tiene conocimiento de que cada año se hacen cursos de cooperación entre unidades de inteligencia de la policía autonómica con otros países.

En su declaración, Vidal también se desmarcó por completo de cualquier vinculación sobre la redacción de la Ley de Transitoriedad Jurídica, uno de los pilares legislativos del proceso soberanista, así como de su participación en cualquier reunión o comisión destinada a implantar una hoja de ruta independentista.

En este sentido, alegó que estaba "completamente apartado de la política"desde el día en que presentó su dimisión como senador de ERC, en febrero de 2017, una decisión "personal", que nadie le "obligó a tomar"y que consideró "conveniente".