Política

El Gobierno espera exhumar a Franco entre enero y febrero

Pedro Sánchez reconoce que "pagó la novatada"cuando dijo que sería en breve

La Comunidad de Madrid ha dado el visto bueno a la exhumación desde el punto de vista sanitario/Foto: C. Pastrano
La Comunidad de Madrid ha dado el visto bueno a la exhumación desde el punto de vista sanitario/Foto: C. Pastrano

El Gobierno calcula que antes de finales de febrero o primeros de marzo no se podrán exhumar los restos de Francisco Franco después de que el trámite concluya en el mes de enero.

La exhumación del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos podría producirse entre finales de enero y mediados de febrero, según aseguran fuentes del Gobierno, una fecha para la que podría no estar aún aprobada la reforma de la Ley de Memoria Histórica con la que el Ejecutivo quiere impedir que los restos del dictador acaben en la cripta de la catedral de la Almudena.

Así lo trasladaron fuentes del Gobierno durante las conversaciones informales con periodistas con en la tradicional "copa de Navidad"; en el Palacio de la Moncloa, después de que el Tribunal Supremo les haya "dado la razón".

El presidente Pedro Sánchez reconoció que pagó la "novatada"cuando dijo en julio que "en breve"se procedería con la exhumación de Franco, pero no calculó que un proceso "tan garantista"requería meses por delante, informa Servimedia.

Una vez que la Comunidad de Madrid ha dado el visto bueno a la exhumación desde el punto de vista sanitario, agotando todos los plazos, el Gobierno todavía tiene que elevar a Consejo de Ministros un trámite más para la aprobación del real decreto de exhumación. No da tiempo a que sea en ninguno de los dos que restan de diciembre por lo que el tiempo ya lleva a enero.

Sin desvelar el lugar que se maneja para la posterior inhumación, en Moncloa calculan que la notificación a las familias de la decisión final de exhumación llevará su tiempo y que el proceso se producirá días o incluso semanas después de su aprobación en el Consejo de Ministros.

La familia quiere que, cuando se produzca la exhumación, los restos del dictador se depositen en la cripta de la catedral de la Almudena, donde los Franco cuentan con un panteón familiar. Pero el Gobierno de Pedro Sánchez ha presentado varias enmiendas a la reforma de la Ley de Memoria Histórica para impedir por Ley que el dictador acabe enterrado en un lugar que se preste al enaltecimiento o a la exaltación del público como lo sería la catedral madrileña, informa Ep.