MENÚ
lunes 22 octubre 2018
21:42
Actualizado
  • 1

El independentismo ya no suma ni coaligados ni separados

De celebrarse las autonómicas catalanas, el bloque soberanista formado por Junts pel Sí y la CUP se quedaría a un escaño de la mayoría absoluta si Convergéncia y Esquerra confluyen y a dos si no llegan a un acuerdo de coalición

  • El independentismo ya no suma ni coaligados ni separados

Tiempo de lectura 4 min.

12 de agosto de 2016. 03:14h

Comentada
12/8/2016

En la encuesta de NC Report para LA RAZÓN se constata que los convergentes no han tocado fondo; en el supuesto de concurrir a unas próximas elecciones por separado, el Partido Demócrata Catalán (PDC) obtendría 665.000 votos, el 17,2% y 28 escaños. Si comparamos estos resultados con los de las elecciones de 2012, las últimas en las que participó CiU en solitario, la caída de los convergentes es de 451.000 votos, 13,5 puntos y 22 escaños.

Sin embargo ERC pasaría de 498.000 votos de las elecciones de 2012 a 784.000 votos, subiría del 13,7% al 20,3% y sus escaños se incrementarían de 21 a 29. De nuevo los convergentes se esconden en la coalición para camuflar su fracaso electoral. La suma ERC y convergentes recibió 1,6 millones en las autonómicas de 2012 y otro 1,6 millones en las de 2015, coaligados. Pero ahora su expectativa de voto, por separado o coaligados es de 1,4 millones de votos, siendo el socio convergente el responsable de la bajada mientras que el principal socio, ERC, se mantiene. Por lo que a ERC ya no le conviene ser solidario en las pérdidas con los convergentes. Los resultados no difieren de reeditar Juntos por el Sí o presentarse por separado, pero esta última opción permitiría a Esquerra Repúblicana de Cataluña ser el primer partido político catalán acabando con la hegemonía histórica de los convergentes.

El sondeo dl periódico LA RAZÓN constata que independientemente de la forma que se presenten a las elecciones, la actual mayoría parlamentaria de 72 escaños desaparecería; la suma de ERC y convergentes bajaría de 62 a 57 y las CUP pasaría de 10 a 10/9, por lo que la suma de las tres fuerzas independentistas descendería a 67/66 escaños, perdiendo la mayoría absoluta del Parlament que es de 68 escaños.

Además de la caída del partido convergente, la encuesta refleja un importante crecimiento electoral de la coalición Cataluña sí se puede, liderada por IC-V y Podemos, que mejora en 174.000 votantes, 4,9 puntos y 6 escaños, sus resultados de septiembre de 2015.

Aunque el independentismo pierde la mayoría absoluta, permanece estable la relación de los favorables al derecho a decidir frente a los que defienden la soberanía nacional; 83 a 52 en 2015 y de 83/84 a 51/52 ahora.

Los convergentes, ahora PDC, tras liquidar la antigua CiU, van perdiendo terreno en el ámbito autonómico catalán. En las elecciones autonómicas del 25 de noviembre de 2012 obtuvieron el 30,7% del voto. Fue la última ocasión en la que superaron el millón de votos. En los sondeos publicados por el diario LA RAZÓN con motivo del primer y segundo aniversario de dichas elecciones, CiU bajaba al 22,9% en el año 2013 y al 22,8% en 2014.

Mientras que los convergentes caían y empeoraban si resultado de 2012, ERC alzaba su vuelo. En los comicios de noviembre de 2012 recibió el 13,7% del voto. En los sondeos de 2013 y 2014 antes referidos, su porcentaje alcanzaba el 21,9% y 21,0%, respectivamente. Sus escaños pasaban de 21 a 32, mientras que los convergentes veían reducido su grupo parlamentario en este mismo periodo 2012/2014, de 50 a 34.

Las elecciones anticipadas y prebiscitarias de septiembre del año pasado no podían llegar en peor momento para Convergèmcoa i Unió, ya dividida, con convergentes por un lado y democristianos por otro. Ese verano además de la voladura de Convergència trajo consigo una estrategia de supervivencia para los de Artur Mas. En la mayoría de encuestas publicadas por diferentes medios en el segundo trimestre de 2015, ERC ya superaba a CiU, que pasaba de 1,1 millones de votos en las elecciones de 2012 a una expectativa de 0,8 millones de votos si concurría en solitario.

La tabla de salvación para esconder el fracaso de CiU era concurrir en coalición con ERC, de este modo se evitaba evidenciar el sorpasso que acabaría con Mas y por otro se aseguraban que la nueva coalición, Juntos por el Sí, se convirtiera en la primera fuerza en el nuevo Parlament, única forma que Mas siguiera liderando el procés aunque a costa de aprovecharse de su socio Esquerra Repúblicana que debería haber sido el verdadero vencedor de las elecciones autonómicas catalanas de haber ido en solitario.

Poca expectación por Diada

Desde la Asamblea Nacional Catalana y Òmnium llaman a una «participación masiva» en la celebración de la Diada. Unos datos por los que desde la ANC «no están preocupados» por si pueden ser inferiores que otros años, según explicó a este periódico el responsable de movilización de la ANC, Oriol Codina, aunque explican que «a diferencia de otros años» la convocatoria del evento se ha hecho «más tarde» y «al ser agosto hace que el ritmo sea más lento». Sin embargo, el portavoz asegura que «el ritmo crecerá», y argumentan que este año, al ser una manifestación descentralizada existe una «complicación», que sería el motivo por el que todo el proceso de participación «se ralentice un poco».

Últimas noticias